Información sobre vivienda y economía

El exterior de este peculiar teatro de China es pura ilusión óptica: parece seda, pero es aluminio

Parece estar recubierto por un delicado manto de seda, pero en realidad son paneles de aluminio perforados

Chong-Art Photography
Chong-Art Photography
Autor: Redacción

En China podemos encontrar edificios curiosos de todo tipo. Y uno de ellos es este teatro situado en el distrito de Huadu de Guangzhou, conocido como el Sunac Guangzhou Grand Theatre. Con capacidad para 2.000 personas, este teatro ha sido construido recientemente, y  su principal atractivo es su diseño exterior y la ilusión óptica: a pesar de que parece estar recubierto por un manto de seda bordado a mano, en realidad se trata de paneles de aluminio. 

Se trata de un proyecto diseñado por SCA | Steven Chilton Architects, un estudio con sede en Londres, y que ha sido decorado con ilustraciones del artista Zhang Hongfei. Guangzhou ha sido un importante centro para el arte y el comercio desde la dinastía Han (la segunda dinastía imperial de China).

Según explica el estudio en su página web, "el concepto del teatro está basado en los bordados de seda, las ilustraciones del artista Zhang Hongfei y el arte del tatuaje. Guangzhou ha sido el hogar y la inspiración de artistas que han ayudado a definir el concepto mundial de la cultura china durante miles de años. A través de nuestro trabajo en el teatro, nos hemos esforzado por canalizar la historia, la emoción y la energía creativa de la ciudad a través de un edificio cuyo propósito es nutrir a la próxima generación de líderes culturales en las artes escénicas".

Usando ilustraciones creadas por el artista Zhang Hongfei, SCA digitalizó e interpretó sus dibujos a mano antes de adaptar cada figura a la geometría de la superficie. Cada figura se colocó en la estructura del teatro, cuyo revestimiento está hecho de miles de paneles de aluminio perforados, cada uno pintado como una parte única de la composición completa. 

Están soportados por una compleja estructura de tubos de acero soldados con la superestructura de hormigón que soporta todo el teatro. Para conseguir el efecto óptico de los pliegues, los paneles se retuercen sobre sí mismos.