Información sobre vivienda y economía

El Gobierno chino solo actuará en la crisis de Evergrande para evitar un ‘efecto Lehman’, según analistas

Solo si hay un contagio a todo el sector inmobiliario se podría evitar la quiebra de una de las mayores promotoras de China

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Las acciones de la promotora china Evergrande siguen cayendo una jornada más en bolsa, mientras no se produce ningún movimiento efectivo por parte de la empresa que evite el incumplimiento del pago de los intereses de la deuda de las próximas semanas: unos 71,6 millones de euros este jueves, y otros 40 millones el próximo 29 de septiembre. Los analistas de S&P, Citi o Barclays, entre otros, prevén que el Gobierno chino podría intervenir Evergrande solo si hay un contagio a todo el sector inmobiliario y evitar un efecto como el de la quiebra de Lehman Brothers de 2008 en EEUU.

Las acciones de China Evergrande Group se siguen hundiendo en la bolsa de Hong Kong, por lo que han aumentado las preocupaciones de los expertos sobre un posible contagio al resto del sector inmobiliario y de la construcción, y que se dispare a otros sectores vinculados como el bancario. La división de Global Ratings de Standard & Poor's ha afirmado que el promotor Evergrande está al borde del incumplimiento.

Los bonos de la empresa ya están calificados como bonos basura, es el mayor emisor de pagarés de alto rendimiento en Asia, y su deuda asciende a más de 300 billones de dólares, unos 255.850 millones de euros al cambio actual. El grupo Evergrande se enfrenta a obligaciones por su deuda con acreedores y otras empresas. Este jueves 23 de septiembre se presenta como una fecha sin vuelta atrás, cuando vence el pago de los intereses por sus bonos ‘offshore’, que asciende a 84 millones de dólares, unos 71,6 millones de euros. El próximo 29 de septiembre también vencen otros 47,5 millones de dólares, unos 40 millones de euros al cambio actual.

"Creemos que Pekín solo se vería obligado a intervenir si hay un contagio de gran alcance que provoque el fracaso de los promotores más importantes y plantee riesgos sistémicos para la economía", según el informe de S&P con fecha del 20 de septiembre.

Los problemas de Evergrande siguen afectando, aún más si cabe, a la confianza de los inversores en el sector inmobiliario de China y en los mercados crediticios con calificación basura en general, dijo el asesor crediticio. El contagio ha provocado una ola de ventas global. Las acciones de las inmobiliarias en Hong Kong se han recuperado este martes, después de caer durante toda la jornada del lunes. Incluso los bonos en dólares de alto grado se desplomaron en las bolsas asiáticas.

El presidente de Evergrande, Hui Ka Yan, ha enviado una carta a todo el personal en la que afirma a sus empleados que cree firmemente que la empresa saldrá pronto del momento más oscuro, según el periódico económico chino The Securities Times. La carta continuaba con la promesa de que el promotor acelerará la reanudación total de la construcción para garantizar la entrega de los edificios.

El endurecimiento de las políticas en China para frenar el crecimiento de la deuda de las empresas del país puede estar detrás de la debacle de Evergrande, una de las mayores promotoras inmobiliarias en la segunda economía más grande del mundo. Los inversores tratan de analizar cuándo y cuánto puede intervenir el Gobierno chino a medida que los mercados y el sector, uno de los más importantes del país, se tambalea.

Las autoridades chinas ya adelantaron a los principales prestamistas que no esperaran el reembolso de los intereses de los préstamos bancarios que vencen esta semana.

“Pekín tomará medidas para evitar que la crisis de Evergrande se convierta en un "efecto Lehman" para China, pero algunos bancos pueden convertirse en víctimas”, según el analista Judy Zhang de Citigroup. “Más del 40% de los activos de los bancos chinos estaban relacionados con el sector inmobiliario”, agregó.

“Un posible incumplimiento de Evergrande estaría lejos de ser el Lehman Brothers de China, aunque podría ser un lastre para el sector inmobiliario”, afirman varios expertos de Barclays. "No creemos que el modelo de negocio de las firmas inmobiliarias chinas haya fracasado por completo. Evergrande está en peor forma que la mayoría, tanto en términos de apalancamiento como de su modelo de negocio".

Lehman Brothers era el cuarto banco de inversión más grande de EEUU, y se declaró en quiebra el 15 de septiembre de 2008, en la mayor quiebra de la historia de la primera economía mundial, y que ha quedado para los anales de la historia como el inicio de la crisis financiera mundial.

“Si bien creemos que el gobierno no quiere ser visto como un plan de rescate”, destacan desde Oxford Economics. “Pero esperamos que intervenga para llevar a cabo una reestructuración administrada de la deuda de la empresa para acelerar la recuperación de la deuda, reducir el riesgo sistémico y contener la interrupción económica”.

Sin embargo, añadieron que las condiciones financieras para el sector inmobiliario chino seguirán siendo tensas durante algún tiempo, y puede que llegue a generar cierto ‘estrés’ en el sector financiero. Tres grandes bancos como Minsheng Bank, Everbright Bank y Ping An Bank, una subsidiaria del grupo de seguros Ping An, son algunos de los mayores acreedores del sector constructor.

"Si bien Pekín parece estar lista para enviar una señal de advertencia a otros actores apalancados en el sector inmobiliario, sospechamos que las autoridades también están interesadas en evitar el contagio sistémico, especialmente porque la economía en su conjunto se está debilitando. Más allá del destino individual de Evergrande, el gobierno chino controla directamente más palancas que sus contrapartes occidentales, especialmente a través del sector bancario", afirma Gilles Moëc, economista jefe de AXA Investment Managers. "En pocas palabras, la corrección de los excesos en el sector inmobiliario tendrá consecuencias sistémicas solo si el gobierno chino lo permite. Todo esto sería consistente con un cambio hacia una postura de política monetaria acomodaticia y algún aplazamiento en los próximos pasos del impulso regulatorio".

Para Axel Botte, estratega global de la gestora Ostrum AM, “¿Será China el cisne negro de 2022? Los riesgos de crédito de China ya no pueden ser ignorados por más tiempo. La situación de casi bancarrota del gigante inmobiliario Evergrande hace plantearse preguntas sobre el riesgo de crédito en China, en medio de una brusca desaceleración de la actividad. Para el mercado asiático, la situación de Evergrande es preocupante".

"Por ejemplo, el crédito High Yield chino ha llegado a situarse en el 14%, mientras que a comienzos de año estaba entre el 6% y el 8%. Los grandes bancos chinos están expuestos y otros promotores inmobiliarios están sufriendo ataques en los mercados por una cuestión de mimetismo. El banco central de China PBoC (People’s Bank of China) ha intentado calmar a los mercados inyectando liquidez. A partir de ahora va a ser esencial vigilar de cerca el desarrollo de los flujos de capital y, en este sentido, pensamos que cualquier salida desordenada provocará sin ninguna duda una reacción de las autoridades monetarias”.