Información sobre vivienda y economía

Merlin ‘reinventa’ Callao: Fnac reduce su ‘flagship’ y el edificio evoluciona a un espacio multinquilino

Merlin
Merlin

La socimi de Ismael Clemente reinventa uno de los establecimientos más icónicos de Plaza Callao. Tras casi 30 años en la misma ubicación, el gigante francés de la distribución de productos relacionados con la cultura y la electrónica Fnac reducirá su tienda en Callao en respuesta al plan de remodelación que Merlin llevará a cabo en el edificio y donde invertirá 20 millones de euros, tal y como han explicado fuentes del proceso a idealista/news. La compañía creará en el inmueble un concepto comercial, donde dará entrada a distintos operadores.

El plan inicial, que está a punto de ser aprobado por la Comisión de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, contempla, sobre todo, “un proyecto muy respetuoso con el edificio”. Según fuentes involucradas en el proyecto, se llevará a cabo una reforma que devolverá al inmueble a su arquitectura original, que empezó a construirse en 1940 por el arquitecto Luis Gutierrez Soto.

El plan que llevará a cabo Merlin contempla una redistribución completa del edificio. De los 11.600 m2, Fnac ocupa actualmente 9.500 m2 repartidos en seis plantas, mientras que el resto está destinado a oficinas. El grupo francés dejará las plantas calle, reduciendo así su espacio en el edificio. Estas dos plantas se convertirán en uno o dos locales comerciales. “Si finalmente es uno, será un establecimiento de 1.900 m2 perfecto para un flagship store, pero si el espacio se divide en dos saldrán dos unidades, un de 1.200 m2 y otra de 700 m2”, explican desde el proyecto, que por ahora baraja ambas posibilidades.

La fase del proyecto más ambiciosa y que mayor cambio representa para el edificio se llevará a cabo por las cuatro plantas que se ubican por encima de Fnac. En la actualidad son oficinas, si bien esto dejará de ser así en 2021. Merlin se ha marcado el objetivo de convertir el activo en un edificio comercial, y estas cuatro plantas, de unos 2.100 m2, podrán destinarse a un proyecto gastro o a un solo operador de ocio, con el que hay negociaciones avanzadas, si bien por acuerdos de confidencialidad aun no se puede adelantar su nombre.

“Es un proyecto bonito por el ángulo de la ciudad, pero también muy rentable para los inversores”, explican las mismas fuentes. “Preciados es una de las tres calles de Europa con mayor Footfall (conjunto de tecnologías, hardware y software, que permiten recolectar información de los clientes en las tiendas físicas, para luego procesarla y analizarla), por lo que su potencial es increíble para cualquier operador de retail”, sostienen.

El edificio, un emblema de Madrid

Hubo un tiempo en que el edificio que actualmente ocupa Fnac en Callao fue el histórico gran almacén Galerías Preciados. Fue en la década de los noventa cuando esta mítica empresa española rival de su vecina El Corte Inglés desapareció para convertirse en centro comercial dedicado al ocio y la cultura.

El Galerías Preciados de Callao fue el primer gran almacén de la cadena. Sobre un solar muy alargado, el arquitecto Gutiérrez Soto supo vaciar el edificio existente demoliendo su interior respetando la fachada y la obra original.

Soto también es el responsable de Cine Callao, una muestra modernista, y el Bar Chicote y el Barceló, ambas pruebas evidentes de la estética racionalista. Sin embargo, en la posguerra sus obras están ligadas a una línea nacionalista, como el Ministerio del Aire.

No obstante, este edificio no hacía sentir muy orgulloso a su creador, ya que “tenía una serie de contradicciones marcadas por la época en la que fue construido: por ejemplo, la fachada cortina, en vez de ser en cristal y metal es de granito y ladrillo”, explican en un artículo de La Librería de Madrid.

Si bien en 1953 el activo se sometió a una ampliación (en este enlace podrás encontrar un curioso dossier con el que se solicitó su licencia) en la década de los noventa, el edificio fue de nuevo reformado para que Fnac abriera