Información sobre vivienda y economía

Deslegalizada la okupación del edificio de la Policia protegido por Colau en el barrio de Gràcia

Tres Lliris
Tres Lliris
Autor: Redacción

Las autoridades ponen fin a una de las okupaciones más polémicas de Barcelona. El distrito de Gràcia acaba de dictar una orden de cese de actividad del casal popular Tres Lliris, desde hace cinco años en la antigua comisaría de Policía Nacional de Gràcia, en la calle Nil Fabra. Esta okupación ha sido siempre una de las más emblemáticas a los ojos de Ada Colau, que permitió que se legalizara el local okupado desde el ayuntamiento, “que además costeó algunas de sus obras con las arcas municipales”, según explican los vecinos de la zona.

La usurpación de la comisaría tuvo lugar en noviembre del 2015. Vecinos de la finca colindante llamaron al 112, pero el Ayuntamiento dejó que la okupación se consolidara, según adelanta La Vanguardia. Hacía seis meses que Colau había ganado las elecciones y se prometió a los okupas de la comisaría que no serían desalojados mientras garantizaran la seguridad, tuvieran una buena relación con los vecinos y “realizaran actividades con retorno social”.

Al poco, los vecinos denunciaron la alteración de las conducciones compartidas de suministros, la proliferación de orines y la indiferencia del Ayuntamiento, para enfado de todo el barrio.

“Han sido cinco años desperdiciados, dice uno de sus portavoces al citado medio, básicamente lo que han hecho ha sido vender cervezas... Y si el Ayuntamiento finalmente les ha pedido que se marchen ha sido por nuestra insistencia, porque al final un vecino abogado llevó el asunto a la Fiscalía. Pero lo peor no ha sido los orines, las fiestas, los ruidos de madrugada... ¡incluso durante la pandemia! Lo peor ha sido la indefensión y la indiferencia del Ayuntamiento. Bueno, y a ver qué es lo que pasa ahora”.

Fuentes municipales señalan que si los okupas no se marchan el Ayuntamiento tendrá que recurrir a la vía judicial.