Información sobre vivienda y economía

El INE mueve a Manoteras a sus 800 trabajadores ante la falta de seguridad en su sede central

Fuente: La Información.
Fuente: La Información.
Autor: Redacción

Mudanza obligada en uno de los edificios más llamativos del Paseo de la Castellana: la sede central del INE. Un inmueble con poco más diez años de antigüedad y que fue inaugurado como de las joyas arquitectónicas de Madrid. Tras una década, el activo se ha convertido en un auténtica ruina. Desprendimientos, desconchones, goteras, problemas de climatización... que han llegado a poner la seguridad del inmueble y de sus más de 800 trabajadores. Ante esta situación, el Consejo de Dirección ha decidido trasladar a sus empleados al barrio de Manoteras en Enero. 

Aunque no había una decisión definitiva adoptada al respecto, la Dirección del INE ya venía trabajando desde varias semanas atrás en el traslado de sus servicios centrales a una nueva ubicación en previsión de que los informes municipales aconsejaran el cierre definitivo del edificio ante la gravedad de los últimos incidentes, el último de los cuales sucedió hace apenas un par de semanas y obligó a clausurar el Salón de Actos del edificio después de que uno de los plafones situadas en el mismo se precipitara sobre el piso.

El INE había puesto la búsqueda de una nueva ubicación en manos de la Dirección General de Patrimonio del Ministerio de Hacienda, el organismo público encargado de la gestión del patrimonio inmobiliario del Estado, con el objetivo de encontrar un alojamiento barato en alguno de los edificios de oficinas propiedad de la Administración del Estado, según publica 'La Información'. 

Enero, mes previsto para la mudanza definitiva

La intención de la Dirección del INE es trasladar a todo el equipo a Manoteras a comienzos del año 2020.  Una permanencia que podría alargarse hasta el año 2024, porque es el tiempo que han estimado que necesitarán para acometer todos los trabajos de reforma estructural que necesita la actual sede construida en el Paseo de la Castellana.

Por su parte, el Consejo de Ministro habilitó el pasado mes de agosto una línea de crédito de 500.000 euros para abordar las actuaciones más urgentes al objeto de 'estabilizar' las condiciones del edificio, que había sufrido desprendimientos de partes de la fachada y de algunos componentes del tejado. El coste de la reforma total está pendiente de evaluar y, según fuentes del instituto, incluso está en cuestión si el edificio se rehabilitará para volver a acoger la sede central del INE o se le buscará otro destino.