Información sobre vivienda y economía

Un antiguo y emblemático convento de Pamplona reconvertido en edificio institucional

Imagen del exterior del convento. / ACR
Imagen del exterior del convento. / ACR
Autor: Redacción

El convento de la Visitación de María es uno de los edificios más emblemáticos del casco histórico de Pamplona. Construido en 1905 según el proyecto de Florencio Ansoleaga, albergó hasta 2003 a la comunidad de clausura de las monjas Salesas y ahora se convertirá en la nueva sede de la Mancomunidad de Pamplona tras los trabajos de reforma que llevará a cabo la constructora ACR.

El convento ocupa el extremo suroeste del Burgo de San Cernin, entre la calle San Francisco y el Rincón de la Aduana, y tiene una superficie de 3.000 m2. Desde el siglo XI este solar ha albergado edificaciones de gran significado en la historia de Pamplona: los huertos del parcelario medieval, la trasera de la muralla del Burgo, parte del complejo de la Torre del Rey, los palacios de Cruzat y Armendáriz, la Casa del Reino, la Aduana o la Tabacalera.

La Mancomunidad de Pamplona adquirió en el año 2010 el inmueble del antiguo Convento de la Visitación de María, también conocido como convento de las Salesas, con el objetivo de agrupar en él los servicios administrativos y de atención ciudadana de la entidad comarcal. 

El proyecto de restauración y adecuación respeta el valor histórico del edificio, conserva las trazas de lo existente, así como la volumetría exterior. La propuesta de rehabilitación del edificio de las Salesas consigue espacios sencillos y gratos, destacando la transición planteada desde el exterior al interior del edificio. Desde el punto de vista funcional, la propuesta permite generar sinergias entre los diferentes departamentos y garantiza una calidad ambiental adecuada. 

En los primeros días de junio comenzarán los trabajos de reforma y adecuación de la nueva sede de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona en el antiguo convento de Salesas, cuya duración se estima en dos años. El último paso previo fue la intervención arqueológica que se realizó desde finales de marzo hasta mediados de abril y que permitió evaluar el terreno.