Información sobre vivienda y economía

Abandonar el nido: una proeza española por culpa del paro

emanciparse es una misión complicada actualmente
Autor: @dmontero

Las cifras de parados asustan y las de los jóvenes y extranjeros más aún. De todos es conocido que según la última encuesta de población activa (epa) del primer trimestre, el paro en España ha superado el 20%, pero hay nichos en los que esta cifra es peor aún y cuyo impacto en la compra de una primera vivienda es evidente

Si echamos un ojo a las cifras de paro dentro del hogar encontramos que la tasa de paro de la persona de referencia del hogar se sitúa en el 16,56%, una cifra parecida a la del cónyuge o pareja (16,75%). Sin embargo, la tasa de paro dentro de los hijos se dispara hasta el 31,94%, cerca del doble

La última información de eurostat también pone en tela de juicio la emancipación de los jóvenes, ya que según sus cálculos el 39% de los menores de 25 años está en paro en España, el doble que en Europa

Con estas cifras, la compra de una primera vivienda para crear un nuevo hogar por parte de los jóvenes se torna en misión complicada


Los extranjeros, otro motor de la primera vivienda parado



Pero no sólo está gripado el motor de los jóvenes. El de los extranjeros, otro manantial en la creación de hogares, tampoco está boyante. Las mismas cifras de la epa señalan que su tasa de paro es del 30,79%, también más de 10 puntos porcentuales por encima de la media estatal

En estas circunstancias, ambos grupos no sólo tienen difícil comprar casa, sino siquiera ahorrar para poner los cimientos y hacerlo dentro de unos años

Caldo de cultivo para el alquiler

Esta situación de desempleo entre los jóvenes y la inseguridad en el trabajo es un caldo de cultivo propicio para el mercado del alquiler, que requiere un menor desembolso inicial y compromete menos al ocupante de la vivienda que la operación de comprar

En España, sigue creciendo el mercado del alquiler y en parte es debido a que numerosos jóvenes se decantan por esta opción cuando abandonan el hogar familiar y se independizan. Además, las ayudas para la emancipación como la de los 200 euros mensuales como pago de alquiler a menores de 30 años con rentas bajas y la equiparación fiscal de alquiler y compra, sirven también de acicate