Información sobre vivienda y economía

Hacienda contradice a blanco al señalar un aumento de la presión fiscal desde 2004

Autor: Redacción

Las palabras del ministro de fomento, josé blanco, sobre los bajos impuestos que hay en España han levantado ampollas. La agencia tributaria ha señalado que el IRPF devengado por persona y año ha pasado de 1.901 euros en 2004 a los 2.322 euros de 2008, lo que supone un aumento del 22% en menos de un lustro

Esta subida se ha producido más que por el aumento de los tipos impositivos, por el incremento de las bases imponibles, que es lo que los expertos denominan “subida fiscal en frío”. En 2007 la renta bruta anual del trabajador fue de 17.301 euros, mientras que en 2008 (último año con datos disponibles) subió hasta los 21.396 euros. Sin embargo, este aumento de salario se produjo prácticamente por la subida de los precios (ipc) que fue del 13,5% en esos años

Por tanto, el tipo máximo marginal del IRPF en España no es más reducido que en la ue. En España se sitúa en el 43%, mientras que en la zona euro está en el 42,4% en 2010 y en la Europa de los 27 el tipo marginal máximo del IRPF se establece en el 37,5%. En 15 países de los 27 de la ue el tipo máximo del IRPF es inferior al español. Y en países más fuertes que España, como Alemania, holanda o Dinamarca el tipo marginal máximo se ha reducido desde que comenzó la década

Por otro lado, el tipo impositivo de sociedades en España también es el más alto de la ue. En nuestro país se sitúa en el 30%, por encima del 25,7% de media en la zona euro y del 23,2% en la ue

El único impuesto donde en España es más bajo que en Europa es el iva que está en el 8% desde el pasado mes de julio. Sólo cuatro países, Chipre, Luxemburgo, reino unido y Malta, tienen un iva inferior al español

Con todo esto, la presión fiscal total no es más alta en España que en Europa y ¿por qué? por la caída del empleo, que reduce las bases imponibles, y por el enorme peso de la economía sumergida. Como resultado, los ingresos tributarios respecto al PIB se desplomaron en 2008 hasta el 33,1%, un nivel desconocido en dos décadas. Por tanto, la menor presión fiscal existente en España no tiene nada que ver con la existencia de tipos nominales más bajos sino con la incapacidad del estado para recaudar por la caída de la actividad económica