Información sobre vivienda y economía

Sareb asegura estar al corriente de pago en los gastos de las comunidades en las que es propietario

la presidenta de sareb, belén romana
Autor: Redacción

Sareb ha salido al paso de las críticas del colegio profesional de administradores de fincas de Madrid (cafmadrid) que le acusaba de estar retransando la inscripción de sus activos inmobiliarios en el registro de la propiedad para así “no ser identificado como nuevo propietario y, en consecuencia, asumir sus obligaciones de pago”. La sociedad informa de que en 2013 pagó por este concepto 30 millones de euros y que sareb no tiene deudas con las comunidades de propietarias

Ayer, cafmadrid aseguró que la entidad que preside Belén romanda estaba imitando las prácticas realizan muchas entidades financieras cuando se adjudican una vivienda

Las mismas fuentes destacan que existen casos en los que el comprador exonera, muchas veces sin saberlo, a la sareb de su obligación de presentar el certificado de deuda que reconoce que está al corriente de los pagos. “Es entonces cuando el comprador se encuentra con que el piso arrastra una deuda de la que no había sido convenientemente informado por parte del banco malo”,  reconoce ángel Ignacio Mateo, secretario del cafmadrid

Mateo puntualiza que pese ante esto  “la comunidad estará en su derecho de reclamar la cantidad a la sareb por estar igualmente obligado a hacer frente a la afección real“

Los administradores de fincas recuerdan que la última reforma de la lph, operada por la ley 8/2013, obliga al nuevo propietario a pagar las deudas contraídas con la comunidad correspondientes a la parte vencida de la anualidad en la cual tenga lugar la adquisición de la vivienda y los tres años naturales inmediatamente anteriores (denominado afección real)

Además, recalca que la entidad que preside Belén romana no cumple su obligación de comunicar a quien ejerza las funciones de secretario de la comunidad el cambio de titularidad del inmueble

Al mismo tiempo, Mateo indica que sareb es una de las entidades que menos se preocupan por la conservación del edificio una vez que adquieren, en su mayor parte, viviendas vacías procedentes de entidades bancarias. “Mientras, el resto de los propietarios tienen que hacerse cargo, mediante derramas, de los pagos que dejan de realizar, para atender el mantenimiento del inmueble”, apostilla