Información sobre vivienda y economía

Un juez de Barcelona anula una cláusula suelo con efecto retroactivo

Autor: Redacción

El juez titular del Juzgado de Primera Instancia nº 2 de Vic, Gómez Arbona, ha ido un paso más allá que el Tribunal Supremo.

Ha condenado a un banco a devolver todo el dinero que había cobrado de más a un cliente como consecuencia de la cláusula suelo de su contrato hipotecario desde su firma, en junio de 2012, y no desde mayo de 2013, como establecía el Supremo para todas aquellas que no fueran transparentes.

Sin embargo, Gómez Arbona considera que la cláusula suelo no era transparente, lo que le ha llevado a condenar a la entidad financiera a devolver el dinero con carácter retroactivo.

"La cláusula suelo tiene el efecto de convertir el préstamo previsto a interés variable en un préstamo a interés mínimo fijo en tanto que el límite a la bajada del interés hace que el prestatario no se beneficie de las reducciones que experimente el tipo de referencia lo que le induce a error", explica el juez.

Y es que la cláusula suelo es una práctica bancaria que se basa en impedir que el cliente se pueda beneficiar de las bajadas del euríbor y, por tanto, de que se su cuota mensual se abarate, 

Por otro lado, y además de tener que devolver el dinero correspondiente al cliente, la sentencia también obliga al banco a correr con los gastos del proceso judicial y deja entrever que, en su opinión, la decisión del Supremo está obsoleta.

"No puede aplicarse en este caso en tanto en cuanto no concurre el motivo que fundamentó aquella decisión y que no fue otro sino el riesgo que para la solvencia del sector financiero tendría la retroactividad de los efectos de la nulidad de las cláusulas suelo", dice textualmente la sentencia.

El pronunciamiento del juez de Barcelona se produce a la espera de que la el Tribunal de Justicia de la Unión Europea intervenga para dar la razón al Supremo o dé luz verde a la retroactividad, como ya propusieron a finales del año pasado los abogados de la Comisión Europea.

Según Adicae, la asociación de usuarios de banca, las cláusulas suelo han supuesto un perjuicio para los afectados de entre 2.150 y 4.277 euros al año, en función del préstamos concedido, lo que significa que el coste pagado de más por cada familia podría alcanzar los 25.000 euros.