Información sobre vivienda y economía

Barcelona y Madrid son los mercados residenciales más saturados de España, según CBRE

La escasez de suelo finalista, sobre todo en Madrid y Barcelona, hace que  sus mercados sufran cierto "estrés de precios", ya que los promotores pugnan al alza por los solares en las zonas de mayor demanda. Según el informe residencial de CBRE, en estos distritos urbanos se está haciendo necesario un aumento de la construcción de nueva vivienda: “Las previsiones anuales entre el periodo 2016-2025 rondará las 180.000 viviendas nuevas al año (…) pero no tiene sentido promover suelo donde no existe demanda”.

Según el informe de residencial de la consultora inmobiliaria CBRE, la demanda potencial de vivienda nueva en España rondará las 180.000 unidades anuales entre 2016 y 2025, mientras los precios aumentarán de media un 6% en el país.

“Los nuevos desarrollos en España deberán ir respondiendo al agotamiento del stock de vivienda nueva, que se espera que se produzca a finales de 2016 o principios de 2017. Actualmente existe un stock de más de 300.000 viviendas nuevas pero entre un 20-25% de ese stock se puede considerar técnico, y que va a ser muy difícil venderlo, por su mala ubicación, en lugares donde no existe demanda”, afirmó Samuel Población, director nacional de Residencial y Suelo de la consultora CBRE, que destacó que la gran mayoría de estas viviendas se construyeron durante el boom inmobiliario.

Mercados como los de Barcelona y Madrid están sufriendo cierto “estrés de precios" en algunas zonas y distritos que están elevando los precios del suelo y, a posteriori, de las viviendas. "Factores como la mejora del entorno económico y laboral o el acceso al crédito han propiciado que la compra de una vivienda vuelva a ser rentable tras siete años de crisis”, concretó Javier Kindelan, presidente de Valoraciones de la consultora.

Las regiones que más demanda potencial de vivienda nueva van a tener en los próximos años son Madrid, que se sitúa cerca de las 25.000 viviendas año. En Cataluña, la demanda alcanzará las 14.000 unidades, con Barcelona con unas 7.900 casas, por delante de Baleares con 7.544. La provincia de Málaga, con la Costa del Sol a la cabeza, tendrá una demanda de 10.630 viviendas nuevas, según CBRE. No obstante, habrá comunidades donde la demanda sea inexistente, concretaron desde la consultora.

Los mercados de Madrid y Barcelona seguirán siendo los más demandados y aunque los precios no son homogéneos, las previsiones de CBRE son de un incremento de hasta un 6% anual en los próximos cinco años. En Madrid, por ejemplo, el precio medio de la vivienda nueva ronda los 3.000 euros/m2. “Incluso hay promociones en el distrito de Salamanca que alcanzan los 10.000 euros/m2, pero no es la norma general”, concretan.

El actual mercado inmobiliario español ya no es el mismo que el que se desarrolló durante el boom de precios de la vivienda y tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, la nueva realidad social y económica, junto al ajuste de la demanda obligan a repensar las necesidades del sector y de los usuarios finales.

 “El nuevo cliente exige viviendas con nuevas calidades, personalizadas y sostenibles, que incorporen sistemas de ahorro energético, domótica y buenos servicios comunitarios”, comentó el director de Residencial y Suelo de CBRE.