Información sobre vivienda y economía

Hombre de 32 años, casado, con trabajo fijo y mileurista: el perfil del inquilino urbano en España

Autor: Redacción

Alquiler Seguro ha analizado las características de los arrendatarios en las grandes ciudades españolas. La principal conclusión de su estudio es que el perfil más común es el de varón de nacionalidad española que tiene unos 32 años de edad, un empleo fijo y un sueldo mensual de algo menos de 1.200 euros.

El estudio asegura que el 55,23% de los arrendatarios actuales son hombres y que tres de cada cuatro son españoles, aunque también es frecuente encontrar inquilinos de Marruecos (4,7%), Rumanía (4,7%) y Reino Unido /4,1%). En un grupo de 100 inquilinos también encontraríamos al menos uno de origen chino, un ecuatoriano y uno italiano.

En lo que a la edad se refiere, el 41% de los contratos de alquiler está vinculado con jóvenes de entre 26 y 35 años, aunque lo más habitual es que el inquilino tenga alrededor de 32 años. La siguiente franja más común es la de 16-25 años, que representa un 26% de los casos, seguida de la horquilla 36-45 años, con un 16,2%. Dicha proporción es la que suman los colectivos restantes (es decir, los mayores de 45 años).

El estudio también analiza el estado civil del inquilino y en este terreno ganan los casados, aunque por poco: suponen un 38,5% del total, frente al 35,6% que representan los solteros.

Además, y dada la edad del perfil más habitual, lo más común es que haya dos inquilinos por contrato (supone prácticamente un 35% del total), seguido de tres (21,23%) y un solo inquilino (19,8%).

Trabajo fijo y sueldo de 20.000 euros

En materia laboral, el retraso del inquilino urbano es el de un empleado indefinido (supone un 26% de los casos), seguido de un autónomo (19%). Los funcionarios son los arrendatarios en 12 de cada 100 casos.

En cuanto a la antigüedad, el estudio refleja que en el 30% de los casos el inquilino lleva entre dos y tres años en la empresa en la que trabaja, aunque por encima del 20% también encontramos una antigüedad laboral de entre uno y dos años y de entre tres y cuatro años. Solo uno de cada 10 inquilinos urbanos lleva más de un lustro en la misma empresa.

En la comparativa salarial, el tramo más común es el de 10.000-20.000 euros anuales al suponer 34 de cada 100 casos; seguido de 30.000-40.000 euros, que representa un 21,6% del total; y de 20.000-30.000, que supone otro 19,6%.

Búsqueda y elección de la vivienda

El estudio también hace referencia a otros aspectos relacionados con el alquiler, como el medio más usado para buscar vivienda, el tiempo medio de estancia o de los inmuebles visitados antes de tomar la decisión.

¿Y qué dicen las cifras de todo esto? La respuesta es que internet es el medio más usado para buscar piso, que los inquilinos vistan de media 3,4 inmuebles antes de decantarse por uno, que el proceso de búsqueda dura unos 20 días y que anteponen que esté cerca del trabajo al número de dormitorios. Por último, el estudio asegura que, de media, el arrendatario urbano está 1,8 años viviendo en el inmueble.