Información sobre vivienda y economía

Cataluña, aún a la cola de la UE en alquiler social con un parque de 100.000 pisos

España es uno de los países con el parque de vivienda social más débil de Europa. Cataluña, por su parte, también tiene esta asignatura pendiente y quiere ampliar los pisos que destina a alquiler social. La consejera de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda, Meritxell Borràs, destacó ayer en el Parlament que el parque de vivienda social en Cataluña ha pasado en dos años del 2% al 3,3%, contabilizando alrededor de 100.000 pisos entre los gestionados por la Generalitat y los que reciben ayudas de la Administración.

La consellera celebró el aumento, pero “aún estamos lejos de la cifra ideal”, ha admitido como respuesta en una interpelación en el pleno del Parlament. Según Borràs, la Generalitat está trabajando para alcanzar los niveles que goza el resto de la Unión Europea, pero será un arduo trabajo. Según las estadísticas que ofrece Eurostat, la media en el conjunto de la Unión Europea está en un 9% de viviendas de alquiler social del total de viviendas principales, con estados miembros como Holanda que cuenta con un 32%, Finlandia con 16%, un 18% en Reino Unido o Francia con un 17%, mientras que España se sitúa entre los que bajan la media con un stock del 2%, cifra de la que no se aleja la zona de Cataluña (3,3%).

Ante la emergencia social, las instituciones están creando políticas para movilizar pisos vacíos hacia el alquiler social. Los mecanismos para ampliar el parque de vivienda pública y social en Cataluña está siendo a través de la adquisición de viviendas haciendo uso del tanteo y retracto que les ha permitido comprar 363 pisos a precio bajo el último año y medio, y acuerdos con entidades bancarias de manera que les cedan sus pisos vacíos (con más de dos años de desuso) para destinarlo a alquiler social.

Aparte de las políticas para ampliar el parque de alquiler social, la Generalitat está ofreciendo otros instrumentos para garantizar la vivienda en Cataluña. Ayudas para el pago del alquiler o hacer frente a deudas acumuladas, también han incluido el servicio de intermediación y asesoramiento para familias que necesiten resolver deudas y evitar deshaucios, por ejemplo.  Borràs aprovechó en su intervención para arremeter contra la actual ley española de alquileres urbanos y que seguirán trabajando por crear una ley catalana sobre el alquiler que esperan presentar durante el primer trimestre de 2017