Información sobre vivienda y economía

El perfil del nuevo comprador: mayor de 35 años que busca mejorar su hogar con más presupuesto

El acceso a una vivienda en propiedad se ha convertido en una decisión más que meditada por los jóvenes. Ya sea por motivos sociales o económicos, los menores de 35 años se lo piensan dos veces antes de comprar casa. El perfil del comprador medio se encuentra ahora en personas de entre 35 y 45 años, que busca un nuevo hogar para mejorar el actual o como inversión para alquilar, con un presupuesto de hasta 300.000 euros y con la necesidad de financiar entre el 50% y el 80% de la compra.

La situación socioeconómica actual, donde la mayoría de jóvenes de entre 25 y 35 años cuenta con trabajos temporales y sueldos bajos, está ralentizando su decisión de acceder a una vivienda en propiedad. El acceso a la financiación para la compra de vivienda también se ha convertido en territorio vetado para los más jóvenes. Los bancos mantienen el grifo de la financiación a perfiles sólidos y con mayor cobertura económica.

“Muchos jóvenes piensan que aún es pronto para comprar, y prefieren vivir de alquiler algunos años más. Otros, se lo piensan dos veces antes tomar una decisión de compra y siguen viviendo en casa de los padres, lo que eleva la edad de emancipación familiar, de las más altas de europea y”, afirma Juan Fernández-Aceytuno, consejero delegado de ST Sociedad de Tasación, durante la presentación del informe ‘El perfil del comprador de vivienda’.

De hecho, el perfil medio del comprador de vivienda ha madurado, entre los 35 y 45 años, que busca nueva casa de reposición, es decir, vender su vivienda principal para comprar otra, por lo general más grande, o como inversión para alquilar. Su mayor poder adquisitivo lo convierte en el perfil preferido por los bancos para conceder préstamos hipotecarios.

Mayor presupuesto con menor necesidad de financiación

Una de las cosas que destaca en la financiación es la elección del tipo de interés entre los futuros compradores. Cuenta con un presupuesto medio de entre 150.000 y 300.000 euros y necesita financiar entre el 50% y el 80% de la compra. Un 43% de los encuestados se decanta por una hipoteca a tipo fijo, frente al 35,5% del interés variable, el interés más común en el actual mercado hipotecario.

“El incremento del presupuesto medio refleja el realismo del comprador en un contexto donde vemos una recuperación de la demanda, que está llevando a un aumento de los precios, sobre todo en grandes ciudades como Madrid y Barcelona”, destaca Eloy Bohúa, director general de Planner Exhibitions, organizadora de la feria SIMA de Madrid.

Por otro lado, el esfuerzo económico que tienen hacer los que consiguen una hipoteca sigue cayendo entre los que tienen que dedicar entre un 30% y un 50% de sus ingresos mensuales. Del 76,3% que se veía en 2012, ha pasado al 49,5% en 2017. Por el contrario, está creciendo el porcentaje que dedica menos del 30% de los ingresos familiares a amortizar la hipoteca, hasta el 44,8% de 2017, frente a apenas el 12,6% de 2012.