Información sobre vivienda y economía

Los Franco, de rebajas: bajan a 50 millones el precio de su activo residencial en pleno centro de Madrid

Los nietos de Franco han rebajado el precio de parte de su patrimonio para que sea más atractivo en el mercado. La familia puso a la venta el pasado mayo un inmueble residencial en el barrio de Salamanca de Madrid, en la calle Hermanos Bécquer, por más de 55 millones de euros. Tras la fría acogida del mercado, Carmen Martínez Bordiú y sus hermanos han decidido bajar el precio a menos de 50 millones de euros y abriéndose a escuchar ofertas de incluso menos valor, según han explicado fuentes cercanas al proceso de venta a idealista/news.

En un inicio, la familia Franco pedía más de 55 millones de euros, lo que posicionaba el precio del metro cuadrado en 12.000 euros, de los más caros de Madrid. Las mismas fuentes han tildado de “barbaridad” el precio de salida del activo, ya que “además del precio de la compra habría que llevar a cabo una rehabilitación del inmueble, que engordará la inversión en varios millones de euros más”.

El edificio data de 1922 y está ubicado en el conjunto histórico de la Villa de Madrid. El inmueble cuenta con 5.894 m2 construidos, con un patio de 114 m2 y terrazas y azotea que suman otros 240 m2.

Dos de las siete plantas están alquiladas y tienen sus contratos en vigor hasta 2019 y 2021, así como el local de la planta baja, cuyo contrato de alquiler se prorroga cada año. El inmueble, según fuentes cercanas a la venta, no se vende por plantas y se exige respetar los contratos de alquiler vigentes. Y es que hay todavía pisos de renta antigua.

Este activo forma parte de la herencia que recibieron los siete nietos de Franco, que se suma al Pazo de Meirás. La famosa residencia veraniega del dictador, que la Xunta de Galicia quiere recuperar como propiedad del gobierno, está a la venta por ocho millones de euros desde hace unos meses.

Enclave estratégico: un edificio con historia

Según el reportaje elaborado por El País en 2006, ‘Franco vivió aquí’, antes de ser propiedad de la familia Franco, Carmen Polo, su esposa, adquirió primero un piso de más de 500 m2. El inmueble está ubicado en un enclave políticamente estratégico para la época en la que se compró: a una decena de metros de la legación diplomática de El Salvador, uno de los Estados que reconoció su régimen inmediatamente después del golpe de Estado del 18 de julio de 1936.

El edificio también estaba a unos cien metros de la Embajada de Portugal, en la Castellana esquina con la calle del Pinar. Hoy en día, se ha mudado a la calle de Lagasca. Y el inmueble propiedad de la familia de Franco se encuentra a otros cien metros de la Embajada de Estados Unidos de América, principal aliado de Franco desde 1956.

Además, el edificio también fue residencia de algunos rostros importantes de la época. En los bajos vivió una hija del general marroquí Mohamed Mizzian. En el portal contiguo, en el número seis de Hermanos Bécquer, tenía alquilada su vivienda el almirante Luis Carrero Blanco, mano derecha de Franco en el régimen. Este edificio era propiedad de Diego Méndez González, arquitecto que culminó la obra del Valle de los Caídos.