Información sobre vivienda y economía

La compra de vivienda por parte de extranjeros cerrará un nuevo año de récord

Autor: Redacción

Entre enero y septiembre de 2018 se han superado las 50.000 compraventas de viviendas por parte de foráneos, lo que supone casi el 12,7% del total de transacciones hasta el tercer trimestre del año, según los últimos datos del Colegio de Registradores de la Propiedad.

Si se mantienen las previsiones para los últimos tres meses del año, se volverá a batir por segundo año consecutivo la barrera de las 60.000 operaciones de 2017, y el mercado de la vivienda para extranjeros encadenará una década de incrementos, después de ser de los primeros que notaron la crisis económica de 2008 y el estallido de la burbuja inmobiliaria.

El flechazo de los extranjeros por vivir en España continua. La costa mediterránea, ambos archipiélagos, Madrid y Barcelona vuelven a concentrar el mayor número de operaciones. Alicante es la región estrella para los extranjeros, seguida por Málaga, ambas provincias canarias y Baleares. Pero no todo el sol y playa, enfocado más al turismo, sino también en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona.

Mientras el volumen de operaciones por parte de extranjeros llega a suponer más del 40% en provincias como Alicante, Santa Cruz de Tenerife (38,5%) o en Baleares (29,5%), Madrid (3.446) y Barcelona (3.648) acumulan un buen número de operaciones.

La compra de segunda residencia en la costa vive un momento dulce en el mercado inmobiliario después de batir récords en 2017. Los expertos afirman que el aumento de las operaciones por parte de extranjeros desde hace ocho años se debe, entre otros factores, a su mayor facilidad para pagar con recursos propios sin tener que hipotecarse, sobre todo en la vivienda en la costa.

La Costa del Sol, Baleares y Canarias se mantiene como los destinos preferidos para muchos extranjeros con un perfil alto que buscan una segunda residencia de lujo. El comprado de vivienda en la costa busca vistas al mar, golf y casas grandes y bien equipadas, con unos precios que en la costa malagueña no bajan de los 800.000 euros.

Según los registradores, el 44% de las operaciones de compraventa de foráneos fueron realizadas por extranjeros no residentes. 

Los británicos siguen encabezando la nacionalidad de extranjeros que más casas deciden comprar en España, representando el 15,2% de las transacciones realizadas por los foráneos en lo que va de año (datos hasta el tercer trimestre). Aunque aún está por debajo de sus mejores años, como el 19% de 2016 o el 21,3% de 2015, debido a la incertidumbre generada por el Brexit. A la demanda extranjera, le siguió franceses (7,7%) y alemanes (7,1%)

Y siguen aumentado otras nacionalidades con inversión inmobiliaria en España. Se consolidan los belgas (6,4%) y suecos (6%), y reaparece un mercado extranjero marcadamente de ciudad, donde la mayoría de los compradores son residente en España como son rumanos (5,6%) y marroquíes (4,8%).

Unas hipotecas 'ad hoc'

Muchos extranjeros necesitan financiación para adquirir la casa que quieren en España, por lo que existen algunas entidades bancarias que ofrecen préstamos a los no residentes, como Banco Santander, Ibercaja, Bankinter, Hipotecas.com, Abanca y Bankia.

Los británicos y los alemanes son los que tienen más oferta en este tipo de hipotecas, aunque también pueden optar a dichos préstamos nacionales de otros países. Si proceden de los países ricos (Europa occidental, EEUU, Canadá…), las entidades son más receptivas a conceder préstamos para la compra de vivienda, mientras que si su origen está en países menos desarrollados o de Europa del Este suelen poner más problemas.

Los porcentajes que conceden los bancos a los no residentes, en muchos casos no superan el 60% y en muchas ocasiones el 50% del valor de la vivienda (la media doméstica ronda el 66%, según el Banco de España), lo que les obliga a tener dinero propio o acudir a otras fuentes de financiación para poder hacer frente a la compra de la vivienda.

¿Y cómo son las hipotecas? Aquí encontramos más similitudes con el mercado doméstico: las hipotecas fijas están tomando la delantera como medida de protección ante la escalada del euríbor y los bancos mejoran las condiciones a aquellos clientes que están dispuestos a contratar más productos de la entidad, como los seguros de hogar o vida.