Información sobre vivienda y economía

Este espejito mágico quiere ser tu entrenador personal y convertir tu casa en un gimnasio

Foto: Mirror
Foto: Mirror
Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Cada enero nos planteamos todos los propósitos que esperamos cumplir durante el año nuevo y uno de los más repetidos es el de apuntarse (y sobre todo ir) al gimnasio. Sin embargo, los ritmos que nos impone la vida moderna, con trabajo, familia y compromisos sociales, o simplemente la pereza, se convierten en obstáculos insalvables para hacerlo realidad.

En el mercado existen muchos productos cuya función es facilitar que, si no podemos ir al gimnasio, al menos hagamos ejercicio en casa. Algunos de ellos han pasado por constantes reinvenciones, desde las típicas bicicletas estáticas, hasta máquinas de musculación, pasando por cintas para correr, bicicletas elípticas, tablas de abdominales o balones de pilates. Muchos de ellos acaban amontonados en cualquier rincón de casa o los aprovechamos para sacar algún dinero en webs de objetos de segunda mano.

Si para el 2019 te has propuesto hacer ejercicio, aunque sea en casa, tenemos una buena noticia: el lanzamiento del espejo de ‘fitness’ The Mirror. Este producto es más que un objeto de decoración, ya que te permite contar con un entrenador personal ‘colgado’ y a tu disposición en la pared de tu salón.

Esta es la gran apuesta de la ‘start up’ tecnológica neoyorquina The Mirror, que lo lanzó en septiembre, tras una importante inversión inicial de 13 millones de dólares (unos 11,5 millones de euros). A ella seguirá, como ya ha anunciado la empresa, una segunda ronda de financiación, que alcanzará los 25 millones de dólares (unos 22 millones de euros), aportados por el fondo Spark Capital.

Este espejo mágico solo se encuentra a la venta, por ahora, en Estados Unidos, por un precio de 1.500 dólares (unos 1.300 euros). A él hay que añadir el pago de una suscripción mensual de 39 dólares (alrededor de 34 euros), que permite acceder a contenido digital y ‘online’ que le da un valor añadido. Sin ello, no sería más que un espejo, bonito y elegante, pero al fin y al cabo un espejo.

Tecnología para ponerte guap@ y en forma

Foto: Mirror
Foto: Mirror

The Mirror es un espejo real, es decir, cumple con su función de reflejar. Puedes mirarte en él para saber si vas despeinado o has conjuntado bien la camisa con los zapatos. Pero, además, lo puedes usar para mejorar tu forma física, gracias a los avances tecnológicos de última generación que incorpora, como una pantalla de cristal líquido (LCD) que ocupa toda la parte central, altavoces estéreo, una cámara y un ‘software’ personalizado alimentado por un procesador de cuatro núcleos. También dispone de herramientas de conectividad, como ‘bluetooth’ y wifi, lo que le permiten conectarse con dispositivos de monitoreo y transmitir las sesiones de gimnasia desde los estudios de The Mirror.

En cuanto a las clases, puedes optar por diversas disciplinas, como cardio, fuerza, yoga, boxeo, estiramiento o pilates, todos ellos con una amplia gama de niveles para adaptarse a las condiciones de todos los usuarios.

Este artefacto mide unos 130 centímetros de alto y puede montarse en la pared o apoyarse sobre un soporte de metal que incorpora. Se controla mediante una aplicación de ‘smartphone’. En estos momentos solo se encuentra disponible para iOS, por lo que, si tu dispositivo es Android, tendrás que esperar a que la compañía cree una ‘app’ compatible con este sistema operativo.

A través del espejo

Foto: Mirror
Foto: Mirror

Lo más curioso e interesante es que las clases son impartidas en vivo por instructores reales. Así, puedes tener un contacto directo con un profesional de la actividad física. Lo único que necesitas para contar con este entrenador a distancia, además del aparato, es una buena conexión a internet (y pagar la suscripción). Por su parte, The Mirror se encarga de seleccionar, monitorear y verificar a todos los instructores de la plataforma, para garantizar que cumplen una serie de criterios y estándares de calidad.

Para registrarte en la ‘app’ accederás a un breve cuestionario. Con él, el espejo sabrá cuáles son tus metas, tus preferencias, tu nivel de habilidad y las limitaciones que debes tener en cuenta durante el entrenamiento. Con toda la información que facilites configurarás tu perfil, lo que servirá para que el sistema te pueda recomendar sesiones y actividades adaptadas a tus características e intereses. Además, si sufres alguna lesión o tienes algún problema físico, utilizará esta información para ofrecerte vídeos con consejos o ejercicios alternativos.

Cuando ya estés registrado y hayas accedido al sistema, tendrás acceso al programa de sesiones en vivo. En estas podrás ver cómo otras personas, desde sus propias casas, participan, lo que ahuyenta la sensación de soledad y aburrimiento que suele acompañar al ejercicio en casa. Sin embargo, si tus horarios no cuadran con las lecciones en directo o prefieres realizar tus ejercicios solo, podrás acceder a sesiones grabadas. Con cualquiera de las opciones, The Mirror registra todos los entrenamientos para familiarizarte con los instructores y elegir los que más te gusten.

La competencia en forma de bicicleta

Foto: Mirror
Foto: Mirror

The Mirror es una idea interesante y original, pero no es la primera vez que una compañía trata de unir en un mismo producto las ventajas de la tecnología con los beneficios del ejercicio físico. Peloton ya hizo algo similar, con una buena acogida en Estados Unidos. En este caso se trataba de una bicicleta estática con una estética y prestaciones futuristas. Al igual que The Mirror, lo más llamativo era la posibilidad de recibir clases guiadas por monitores de carne y hueso, gracias a una pantalla táctil de 22 pulgadas.

A pesar de su elevado precio (1.995 dólares, unos 1.600 euros), algo superior que el del espejo, solo en 2017 superó los 400.000 millones de euros y alcanzó más de medio millón de usuarios. Además del precio de la bici, los usuarios deben pagar una cuota de suscripción mensual de 39 dólares (unos 32,5 euros).

Foto: Peloton
Foto: Peloton
Ambos productos cuentan con ventajas e inconvenientes con respecto al otro. Por ejemplo, la cantidad de actividades que ofrece Peloton es mayor y las clases reales están disponibles 24 horas al día. Sin embargo, si optas por el espejo, tendrás una mayor variedad de ejercicios y sesiones, sin limitarte a los de una bicicleta (aunque, obviamente, no podrás realizar ciclismo o ‘spinning’).

Así pues, parece que a partir de 2019, si tu presupuesto te lo permite, o si los Reyes Magos o Papá Noel deciden preocuparse por tu forma física, tendrás motivos para tomarte en serio ese propósito que habías dejado de lado.