Información sobre vivienda y economía

Consejos para hacer una tasación de una vivienda sostenible y eficiente

Autor: Redacción

El futuro de la vivienda pasa por ser más sostenible y eficiente en materia de ahorro energético. Pero su inversión suele ser más alta y es más complicado valorar ese precio. Cuando llega la hora de vender y tasar la casa para ponerla en el mercado, siguen siendo equiparadas a las viviendas normales por la falta de inmuebles con los que comparar y de unas normas estándar para guiar las tasaciones.

Una parte del sector de la construcción, sobre todo aquellos que se dedican a la construcción sostenible y eficiente energéticamente, piden una mayor profesionalización a la hora de valorar las viviendas edificadas con criterios de sostenibilidad y que cumplan con los criterios europeos 20/20/20 y de políticas de consumo casi nulo para las viviendas en un futuro.

Actualmente, cuando una vivienda construida bajo los criterios ECO sale al mercado se encuentra en la mayoría de los casos con que todavía no hay un mercado representativo de este tipo de inmuebles, por lo que es difícil comparar. Por ello, acaba tasada equiparándose con viviendas más antiguas con peor valoración energética y de calidades más bajas.

Empresas del sector, como Sto Ibérica, piden la elaboración de unos estándares que guíen a los profesionales tasadores en de este tipo de tasaciones y ofrecen unas recomendaciones para hacer una tasación de viviendas ECO en perfectas condiciones:

  • Los elementos que más distinguen a este tipo de inmuebles son: una envolvente térmica eficiente, instalaciones de bajo consumo, instalaciones de energía renovable, calidad ambiental interior (térmica, lumínica y acústica), materiales ecológicos utilizados o procesos constructivos de poco impacto ambiental. Cada uno de ellos supone un sobrecoste del inmueble. La rehabilitación de una vivienda podría llegar a revalorizarse hasta un 25%.
  • Implican menos gastos de mantenimiento y obtienen mejores tasas de ocupación. Es posible que sean rentas más elevadas, pero siempre se compensarán con menores costes energéticos. La preferencia por comprar este tipo de inmuebles, sobre todo en oficinas es mayor.
  • Documentación que avale cuáles son los beneficios de la propiedad. A la hora de realizar una buena valoración, es imprescindible contar con documentación técnica que demuestre y argumente cuáles son las ventajas competitivas en comparación con otros inmuebles tradicionales y, lo más importante, que permita medir y cuantificar esos beneficios. Entre estas credenciales, están las certificaciones de sostenibilidad (EnerPHit, Passivhaus, BREAM, LEED, VERDE…), auditorías energéticas, etc.
  • La reducción del impacto ambiental también tiene un valor monetario. Todos los elementos de sostenibilidad y eficiencia energética (aislamiento térmico, electrodomésticos eficientes, etc.) tienen un impacto, mayoritariamente de ahorro energético y de emisiones, teniendo en cuenta factores como su vida útil.
  • El sobrecoste de ser sostenible que también debe tenerse en cuenta. Tan importante como demostrar que hay un ahorro energético o contribución al medioambiente, es reflejar el coste adicional que suponen los materiales sostenibles, el diseño innovador, el cumplimiento de los estándares Passivhaus, LEED, EnerPHit, BREAM, etc.