Información sobre vivienda y economía

Si creías haberlo visto todo en minicasas, estas ideas te van a dejar con la boca abierta

Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Vivir en casas pequeñas y acogedoras está de moda. Los nuevos hábitos de vida han cambiado y muchos prefieren la comodidad de un espacio reducido que las casas de gran tamaño. Además, en las grandes ciudades esta tendencia es mucho más marcada, por la acogida de mucha gente que se dirige a ellas para estudiar o trabajar, lo que requiere de una mayor versatilidad en las soluciones habitacionales.

Muchas experiencias demuestran que vivir en un espacio reducido es compatible con la comodidad y con el buen gusto. De hecho, cada vez son más los ejemplos de diseñadores y arquitectos que, haciendo de la necesidad virtud, presentan increíbles proyectos para satisfacer la creciente demanda de minicasas.

Si has tomado la decisión de habitar en una de estas, hay muchas ideas geniales, y en ocasiones locas, en las que inspirarte para que tu hogar te dé todo lo que necesitas de él. Aquí te mostramos dos buenos ejemplos que te ayudarán en esta tarea.

La Slim Fit: 50 metros repartidos en tres plantas
Está hecha de madera y apuesta por el espacio abierto
Está en Países Bajos y se construyó en dos días / Ana Rocha Architecture

La propuesta nos llega de la mano de una firma de arquitectura neerlandesa, Ana Rocha Architecture. Este estudio ha diseñado y construido una fantástica casa de madera ultradelgada, con una planta de tan solo 16 metros cuadrados, en la ciudad de Almere Poort (Países Bajos). Un proyecto que, además, destaca por la rapidez con la que se construyó, ya que fueron necesarios solo dos días.

A pesar del reducido espacio que ocupa, su forma resulta muy funcional y cómoda: su distribución en tres pisos, cada uno de ellos destinado a cumplir una función específica, permite a sus inquilinos disfrutar de casi 50 metros cuadrados sin interferencias entre las estancias.

Así, la planta baja se proyectó como un comedor y una cocina abierta y funcional con todos los complementos necesarios. El segundo piso se pensó como un ambiente para ser usado como sala de estar. El tercero, mientras tanto, contiene los dormitorios y un baño compacto. Un elemento común de las tres plantas son los grandes ventanales, que ofrecen unas magníficas vistas al parque y que se han orientado así para recibir la mayor cantidad de sol e inundar de luz natural el espacio.

Su esqueleto es muy liviano para no ocupar demasiado espacio, y la fachada está hecha de madera dura de samba. Este material destaca por ser económico, resistente y versátil, lo que permite paredes lo más delgadas posible para maximizar el espacio útil. Dentro de la casa, dichas paredes están recubiertas con un pálido contrachapado de abedul para proporcionar un ambiente ligero y cálido.

Económica y elegante
Está en las cercanías del parque Homerus
Este diseño participó en el concurso BouwExpo Tiny Housing / Ana Rocha Architecture

Una preocupación constante en este proyecto fue mantener unos costes bajos. Guiada por esta premisa, Rocha estaba dispuesta a usar accesorios estándar para áreas como la cocina, el baño y las escaleras, ya que uno de los factores que incrementan los precios son los muebles hechos a medida.

Sin embargo, el factor clave es el uso inteligente del espacio, como demuestran, por ejemplo, una pared de armario que se duplica como una escalera integrada o un panel deslizante de madera contrachapada que se mueve para ocultar la escalera de pino. Con ella, además, se logra una mayor privacidad entre los pisos, al tiempo que evita las corrientes de aire y la pérdida de calor en los meses más fríos.

Para rematar el conjunto, se dispuso un conjunto de estantes abiertos para libros a lo largo de la escalera, con el objetivo de aumentar la capacidad de almacenamiento, que es una de las principales carencias en este tipo de viviendas.

Esta fantástica y original casa se diseñó para participar en el concurso BouwExpo Tiny Housing, organizado por el municipio de Almere Poort. La idea nació con el objetivo de crear una casa adecuada para aprovechar los espacios vacíos de las ciudades y fácil replicar en áreas urbanas muy densas.

La propiedad, que se encuentra en las cercanías del parque Homerus, fue adquirida muy pronto por una empresa de jóvenes diseñadores. Su uso actual es el de alojamiento a los colaboradores y clientes que necesitan quedarse algunos días en la ciudad.

Ideas mágicas para un estudio italiano
Tiene un diseño muy cuidado de muebles y decoración
Se llama TAAAAC! Apartment y tiene 30 m2 / Planair

Los estudios de arquitectura se han puesto las pilas para cubrir la demanda de minicasas, pero también lo han hecho los diseñadores de interiores y de mobiliario. De hecho, de forma paralela a la proliferación de este tipo de viviendas, se han lanzado al mercado ideas innovadoras que permiten crear espacios multifuncionales de forma muy sencilla.

Esto es lo que ocurre con un pequeño estudio de 30 metros cuadrados reformado por los milaneses de Planair. El denominado TAAAAC! Apartment ha dado una nueva vida a un antiguo espacio que, además de pequeño, era muy poco funcional, por culpa de unos tabiques tan incómodos como inútiles, que dificultaban la vida a sus habitantes.

Los diseñadores partieron de la premisa de que, si las necesidades de unas personas cambian a lo largo del día, su hogar debe acompañarle, por lo que la versatilidad y la flexibilidad se convirtieron en los criterios que guiaron toda la actuación. Todo ello sin necesidad de vivir en una casa de grandes dimensiones, sino aprovechando bien cada milímetro de un pequeño estudio.

La solución planteada por Planair consistió en demoler el tabique central para liberar una gran parte del espacio. El vacío creado se rellenó con elementos móviles, que ofrecen tantas posibilidades como necesidades tengan los inquilinos. Todo ello con un alto grado de versatilidad, que permite que la casa se adapte a cada momento del día, ya sea para comer, trabajar o descansar, con unos sencillos pasos.

La magia de este diseño es que tras cada mueble siempre se esconde una nueva y sorprendente posibilidad, que a simple vista pasa desapercibida. Por ejemplo, una mesa escondida tras un tabique para crear un excelente espacio de trabajo o una cama que aparece y desaparece en cuestión de segundos. Con esta estrategia, Planair ha conseguido dar toda la funcionalidad posible a un espacio muy reducido, pero sin renunciar un aspecto alegre y fresco, gracias a una bonita combinación de blanco y marrones con tonos pastel.

Estos ejemplos demuestran que la funcionalidad o la comodidad no son sinónimos de casas grandes. Por tanto, si estás pensando en cambiar de hogar o iniciar reformas, recuerda que existen muchas alternativas, no necesariamente caras, que hacen que un espacio reducido se convierta en tu hogar ideal.