Información sobre vivienda y economía

Las garantías adicionales a la fianza que se pueden pedir según la firma del contrato de alquiler

Sepín
Sepín
Autor: Redacción

El pasado 6 de marzo entró en vigor el real decreto ley del alquiler, convirtiéndose en el sexto régimen jurídico aplicable a los arrendamientos de viviendas. Esta nueva normativa establece una limitación a dos meses de renta las garantías adicionales a la fianza (un mes), salvo que se trate de contrato de larga duración. Por tanto, el periodo máximo de garantía podrá ser de tres meses, tal y como señala la editorial jurídica Sepín.

En opinión de Begoña Costas, directora de Sepín Arrendamientos Urbanos, limitar las garantías adicionales a la fianza no es la medida correcta para animar a los propietarios a sacar sus viviendas al mercado del alquiler.

“Hay que considerar el riesgo que conlleva un arrendamiento, en cuanto a la falta de pago de la renta, los daños, y no se le otorga a los arrendadores seguridad y protección al no poder establecer garantías más amplias como sucedía antes de la reforma, donde, por ejemplo, los avales podían ascender a seis meses o un año, y con posibilidad de renovación.  Nos encontramos ante un Real Decreto-ley que protege al arrendatario con el ánimo de aumentar el arrendamiento urbano como forma de residencia y vida, pero sinceramente, no creemos muy acertada esta limitación en las garantías”, añade la abogada.

Subraya que no cabe un pacto entre las partes para establecer una garantía mayor que el límite de dos mensualidades. Y es que en la exposición de motivos del Real Decreto-Ley se señala que “se fija en dos mensualidades de renta la cuantía máxima de las garantías adicionales a la fianza que pueden exigirse al arrendatario, ya sea a través de depósito o de aval bancario, y salvo que se trate de contratos de larga duración”.  Por tanto, sí puede solicitarse un aval, pero con el límite establecido.

Pero si las partes pactan una duración superior a los cinco años (en caso de arrendador persona física) o a los siete (en caso de arrendador empresa), entonces no habrá límite en las garantías adicionales.

En resumen, Begoña Costas recuerda que lo señalado hasta ahora es aplicable a los nuevos contratos celebrados desde el 6 de marzo de 2019, “pero no a todos los anteriores donde el apartado 5 indicaba que “las partes podrán pactar cualquier tipo de garantía”.