Información sobre vivienda y economía

Estos consejos prácticos te ayudarán a que tu casa sea más saludable y confortable

Pixabay
Pixabay
Autor: Redacción

Apostar por la luz natural, el orden, los colores suaves en la decoración, la ventilación, la temperatura y el confort acústico son algunos de los factores que definen a las casas saludables. Para intentar que la tuya sea lo más saludable posible, repasamos los consejos que da la compañía alemana Sto, especializada en elaborar elementos y soluciones constructivas. 

1. Tener mucha luz natural

La luz natural es una de las condiciones más valoradas por los usuarios a la hora de evaluar el confort y bienestar en una vivienda. ¿Cómo potenciarlo? Estas son algunas ideas:

  • Pintura y colores claros en paredes, techos, muebles y complementos textiles.
  • Instalación de altos y grandes ventanales con la orientación adecuada (sur), así como de ventanas de tejado o cenitales.
  • Visillos, cortinas o estores no demasiado gruesos.
  • Apostar por mesas y puertas de cristal, y por puertas correderas.
  • Colocar espejos en zonas estratégicas

2. Orden y funcionalidad, las claves de la decoración

Tener los espacios ordenados, limpios, bien decorados y con elementos cómodos es indispensable para tener una vivienda confortable. Por eso es importante cuidar el aspecto de la casa. Según Sto, los tonos claros dan sensación de amplitud, frescura y tranquilidad, los oscuros aportan seguridad, los chillones generan positividad y frescura, los más cálidos sugieren sensación de intimidad y comodidad, y los más fríos resultan más frescos y son ideales para zonas de relax.

3. Cuidar la calidad del aire interior

Hay muchas sustancias que afectan a la calidad del aire en una casa: el polen, el humo, el polvo, los ácaros, los olores... Y si tenemos en cuenta que pasamos cerca de 20 horas al día en espacios cerrados, es importante que la calidad del aire interior sea lo mejor posible para la salud. 

¿Cómo conseguirlo? La clave, según Sto, es utilizar sistemas de filtración y purificación del aire para eliminar partículas y posibles contaminantes, apostar por sistemas de ventilación mecánica controlada que ayuden a renovar el aire interior, o el uso de plantas. Además, hoy en día existen soluciones como pinturas inteligentes, capaces de proporcionar una protección fiable contra humedades o sustancias nocivas y evitan la formación de grietas, la suciedad...

4. Controlar la temperatura

Según el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios, el bautizado 'confort higrotérmico' establece que la temperatura se sitúe entre 23 y 25 grados, que la humedad se mueva entre el 40% y el 60%, y que no haya corrientes o ráfagas de aire. Para conseguirlo, Sto recuerda que "las soluciones más efectivas destinadas a regular estas características son el uso de sistemas de climatización eficientes, el aislamiento térmico, el yeso o las placas de yeso laminado, una buena elección de carpinterías o emplear sistemas y aparatos de control de la temperatura y humedad relativa". 

5. Controlar el ruido

El confort acústico se ha convertido en los últimos tiempos en un elemento clave a la hora de reformar o construir zonas interiores, ya que un mal acondicionamiento acústico pueden afectar a la salud y bienestar de uba persona, provocando alteración del sueño, perturbación del descanso, dolor de cabeza…

¿Qué hacer entones? Aparte de la necesidad de instalar soluciones de acondicionamiento
acústico en la vivienda (prestando especial atención a los techos), también es
recomendable hacer uso de otros elementos decorativos que amortigüen los sonidos,
como alfombras, cortinas y muebles tapizados, así como situar los dormitorios en las zonas más silenciosas de la casa. Otra opción es comprar aparatos que ayudan a amortiguar los ruidos.