Información sobre vivienda y economía

Transforman un antiguo edificio industrial de Chicago en un loft... y el resultado es espectacular

El estudio de diseño de interiores de Chicago Vladimir Radutny Architects ha rehabilitado esta fábrica centenaria

Vladimir Radutny Architects
Vladimir Radutny Architects
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

Las ciudades son entes vivos. Y como tales, nacen crecen y se desarrollan. Y, a veces, también mueren. En todo este proceso se suceden infinidad de cambios que pueden ser rápidos o lentos. Pero cambios, al fin y al cabo.

Las modificaciones urbanas y arquitectónicas son más visibles en ciudades que son o han sido industriales. Cuando una ciudad tiene su sustento en este sector, es común que se generen una serie de cambios para adaptarse a su nuevo rol. Es algo que podemos observar en muchos lugares en los que la revolución industrial, temprana o tardía, dejó su impronta.

“El urbanismo de esa etapa dejó una fuerte impronta en las tramas urbanas y el plano de la ciudad, al generar espacios en los que la presencia de las fábricas era una constante y un elemento definitorio de lo urbano; un paisaje de fábricas que envolvía los cascos históricos y los ensanches y se entremezclaban con los arrabales, conviviendo el espacio fabril con poblados obreros y zonas de autoconstrucción y generando una ‘subciudad’ que con el tiempo habrá de fundirse con las áreas centrales y forzar, desde finales de los años de 1990, un proceso de recualificación de barrios centrales y áreas suburbanas, observable en todas las ciudades contemporáneas, no importa su tamaño”, asegura Paz Benito del Pozo.

Como consecuencia de ese desarrollo urbano, las zonas industriales, que antaño ocuparon zonas más o menos periféricas, alejadas de los centros de los núcleos urbanos, hoy se encuentran en plena ciudad. De tal forma, no son pocos edificios industriales que hoy forman parte de zonas céntricas, en las que por diversos y obvios motivos no pueden, ni deben, desempeñar su función original.

Sobre qué hacer con estos edificios se ha hablado y escrito mucho. Desde quienes han apostado por cortar por lo sano y echarlos abajo, hasta quienes, en cambio, creen que la rehabilitación y dotarles de un nuevo uso adaptado a los tiempos que corren es una forma de mantener la ciudad en pie y no borrar su memoria e identidad.

Como hemos explicado en algunos artículos, si se opta por la adaptación y rehabilitación, existe un amplio abanico de posibilidades. Una de ellas es su transformación en vivienda, algo que no siempre es fácil, pero que si se hace bien, ofrece un bonito y útil resultado.

Esto es lo que ha hecho el estudio de diseño de interiores de Chicago Vladimir Radutny Architects. A partir de una antigua fábrica centenaria que, en su momento, albergó una zona de fabricación y exposición de automóviles, ha sido capaz de crear una preciosa vivienda tipo loft. Tras varios años en la que ejerció una improvisada función de vivienda, en 2018, los profesionales de este estudio se pusieron manos a la obra para hacer de este espacio una auténtica vivienda que, a pesar de su imagen primigenia, ofrece un aspecto cálido y acogedor. Los diseñadores lograron que las características industriales parecieran menos abrumadoras compartimentando el espacio de una manera que tenga sentido y se sienta natural y agregando materiales cálidos, acabados y colores a la mezcla.

Para acceder a esta vivienda se debe cruzar una zona de transición baja, revestida de madera, que rebaja la sensación de estar dentro de una verdadera sala industrial. “Los componentes arquitectónicos escalados, la restricción de materiales y la iluminación teatral en todo el lugar disminuyen el dominio espacial general, mientras se mantiene la apertura y la claridad del espacio”, señalan en la web del estudio.

La vivienda cuenta con diferentes estancias funcionales, que facilitan la vida a sus habitantes. De tal forma, podemos enontrar la lavandería y la zona de almacenamiento, que se encuentran perfectamente integradas dentro de los gabinetes incorporados y dispersas estratégicamente por todo el espacio. Los elementos de la cocina se tratan de manera similar y se colocan sobre la plataforma elevada para mejorar la experiencia durante la preparación de comidas con vistas en dirección a una de las calles más emblemática de nuestra ciudad, la ‘Michigan Avenue’. La plataforma de madera continua organiza la inmensidad de la sala abierta, proporcionando una ventaja para una disposición más íntima de los muebles y un telón de fondo para decorar con plantas. Revestido en acero negro, el dormitorio está situado lejos del perímetro para un mayor control de ruido y temperatura. “Actuando como un ancla visual sobre una plataforma, está completamente programada, la piel de metal se transforma a medida que los paneles se abren, revelando uno de los muchos usos contenidos dentro”, señalan los diseñadores.

A medida que uno se mueve entre niveles, las sorpresas y los detalles no dejan de aparecer. Los niveles superiores poseen los dormitorios para los invitados y las zonas de trabajo, permitiendo que la vida abierta tenga separación y conectividad durante todo el día. En el desván superior, con forma abuhardillada ofrece permite casi tocar el techo de concreto con la mano, aunque deja el espacio suficiente para hacer de ese rincón una zona de trabajo o de relax.

Con este ejemplo, se puede ver de forma nítida que las viejas construcciones industriales, pueden reconvertirse para ofrecer unas funciones adaptadas a la realidad de hoy, respetando la personalidad propia de las ciudades, logradas a lo largo de la historia.