Información sobre vivienda y economía

Los pasos a seguir tras la aprobación definitiva de la Operación Madrid Nuevo Norte

El siguiente paso será la esperada aprobación definitiva por la Comunidad de Madrid

DCN
DCN
Autor: Redacción

Artículo escrito por Francisco Perales, responsable del área de urbanismo de DLA Piper

Si nada lo impide, y desde el punto de vista de la tramitación administrativa los riesgos se han reducido sustancialmente, la ciudad de Madrid estará en condiciones de iniciar en un futuro próximo otra gran actuación urbanística con la denominada “Operación Madrid Nuevo Norte”.

Es evidente que no es la primera vez que en Madrid se acometen grandes desarrollos urbanísticos, baste por ejemplo citar con carácter enunciativo y no limitativo, entre otros, los Programas de Actuación Urbanística (PAUs) de Sanchinarro, Monte Carmelo, y Las Tablas, o, los más recientes Sectores de Valdebebas y Cañaveral. Bien es cierto, no obstante, que la Operación Madrid Nuevo Norte tiene la característica especial de afectar a suelos urbanos con un fin regenerador y renovador de los mismos, con la consiguiente dificultad añadida, en contraposición con la clasificación de suelos urbanizables que ostentaban las actuaciones anteriormente citadas.

En cualquier caso, pese a que todos los desarrollos citados parecen relativamente recientes, no debemos olvidar que se trata operaciones urbanísticas de muy larga duración temporal desde que comienzan los trámites propios de su ejecución urbanística hasta que se concede la primera licencia de edificación. Esta es la razón que nos lleva a realizar una primera aproximación al nuevo reto que ocupará muchas horas, reuniones y trabajo, en definitiva, a quienes se involucren, funcionarios y equipos profesionales del ramo, en la “Operación Madrid Nuevo Norte”.

En efecto, tras las aprobaciones municipales inicial y provisional, en septiembre de 2018 y en julio de 2019, respectivamente, de la “Modificación del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1997, en los ámbitos de planeamiento: APR 08.03 “Prolongación de la Castellana” y APE 05.07 “Colonia Campamento” para la definición de los determinaciones y parámetros de ordenación de la Operación Urbanística “Chamartin", más conocida como la operación “Madrid Nuevo Norte”, el siguiente paso será la esperada aprobación definitiva por la Comunidad de Madrid y correspondiente publicación de la normativa en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid para que se produzcan los necesarios efectos jurídicos. Según ha aparecido en distintos medios, dicha aprobación definitiva se espera que se produzca a finales del presente año.

La aprobación definitiva de la Operación Madrid Nuevo Norte no implicará por sí misma la inmediata posibilidad de edificación y aplicación de los nuevos usos y determinaciones de planeamiento, sino que requerirá de los correspondientes procesos de gestión urbanística para cada uno de los distintos ámbitos en los que se divide la referida Modificación del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid.

La Operación Madrid Nuevo Norte incluye cuatro ámbitos de actuación. Tres de ellos contienen ya la ordenación pormenorizada y, por tanto, no requieren de un planeamiento posterior. Esos tres ámbitos son las Áreas de Planeamiento Específico APE 8.20 “Malmea – San Roque – Tres Olivos”, APE 8.21 “Las Tablas – Oeste” y APE 05.30 “Centro de Negocios Chamartín”.

El sistema de ejecución fijado para cada uno de estos tres APEs es el sistema de compensación. Quiere esto decir que se ha optado por la ejecución privada del planeamiento, que exigirá en cada uno de los ámbitos la presentación de una “Iniciativa para la aplicación y definición del sistema de compensación”, conforme establece la Ley 9/2001 del Suelo de la Comunidad de Madrid. En el caso del Área de Planeamiento Remitido APR 05.10 “Estación de Chamartín”, será necesaria la redacción y tramitación del planeamiento de desarrollo correspondiente en el que se establezca el sistema de ejecución.

La presentación ante el Ayuntamiento de la citada Iniciativa compete a los propietarios de la unidad de ejecución correspondiente que representen al menos el cincuenta por ciento de su superficie, y comprende una serie de documentos para su tramitación municipal. Entre esa documentación se encuentran los Estatutos y Bases de Actuación de la futura Junta de Compensación y el proyecto de urbanización de la unidad de actuación correspondiente.

Volviendo de nuevo a los APEs citados, sólo en el caso del APE 8.20 “Malmea – San Roque – Tres Olivos”, se prevén dos unidades de ejecución que habrán de ser objeto de la correspondiente delimitación tras la aprobación definitiva de la Modificación del planeamiento, mientras que en los dos APEs restantes, APE 8.21 “Las Tablas – Oeste” y APE 05.30 “Centro de Negocios Chamartín”, cada uno de esos dos ámbitos de actuación constituyen, respectivamente, una única unidad de actuación. Con respecto a esta última cuestión, en principio, la propia Modificación prevé la posibilidad de que los tres APEs puedan iniciar su ejecución a la vez.

La Operación Madrid Nuevo Norte afecta a un suelo urbano complejo por la concurrencia infraestructuras, edificios y usos ya existentes que condicionan la nueva ordenación. Con motivo de esta complejidad, la propia Modificación contempla la necesidad de fijar, con carácter previo al inicio de cualquier actuación, un marco de colaboración entre los particulares, entidades públicas y el propio Ayuntamiento que permita la ejecución coordinada temporal y técnicamente de cada uno de los ámbitos. Establecido el marco de colaboración, cada uno de los ámbitos de actuación podrá iniciar la tramitación municipal de los distintos instrumentos que intervienen en la ejecución del planeamiento como son la delimitación de las dos unidades de ejecución en el caso que hemos visto, los Estatutos y Bases de Actuación para la constitución de las correspondientes Juntas de Compensación, los proyectos de urbanización y de reparcelación, así como la tramitación de los posibles convenios que autoricen la simultaneidad de la edificación con la urbanización, en su caso.

Lo anteriormente expuesto pone de manifiesto que, una vez aprobada definitivamente la Modificación de planeamiento, todavía serán necesarias actuaciones urbanísticas para acometer las obras de edificación y la renovación urbana que se pretende. Estamos, por tanto, ante una transformación urbanística que no será inmediata tras la aprobación definitiva de la Modificación y que requiere de un largo y complejo proceso que concluirá con la inscripción en el Registro de la Propiedad de los Proyectos de Reparcelación y con la recepción de las obras de urbanización de cada uno de los ámbitos.