Información sobre vivienda y economía

Cómo puedes proteger tus plantas del frío

Los mejores consejos para que el invierno no sea un problema

Gtres
Gtres
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Sí, Winter is coming, ya nos hemos percatado. Puede que tengas un pequeño jardín o una esplendorosa terraza (o modesto balcón) en el que tengas un pequeño vergel, que cuidas a lo largo de todo el año. Y llegado el invierno, debes extremar esos cuidados porque las bajas temperaturas pueden afectar a tus plantas: las heladas provocan que se formen cristales de hielo, dañando gravemente a las plantas porque el hielo hace que el agua no esté disponible para los tejidos de las mismas (sus tejidos no son capaces de absorber el agua y la planta acaba muriendo por desecación).

¿Cómo puedes evitar esto? Lo primero que debes controlar son el tipo de planta que pones en el exterior, debieras decantarte por las llamadas plantas resistentes, que toleran cierta cantidad de congelación a corto plazo, al contrario que las denominadas plantas tiernas, que resultan dañadas o mueren por las bajas temperaturas.

Una vez aclarado este concepto, también te conviene elegir la mejor ubicación para las plantas más delicadas: debes tener en cuenta que existen una serie de factores que influyen en la vida de un árbol o planta. La elevación del terreno, las propiedades del suelo, la cubierta del dosel y la proximidad a otras plantas puede hacer que su vida sea más larga o corta.

Evita por ejemplo, plantar especies tiernas en áreas abiertas o en espacios muy expuestos. También, en lugares bajos donde se asienta el aire frío. Este tipo de plantas más frágiles es mejor colocarlas cerca de una pared orientada al sur o al oeste, que absorbe el calor durante el día y lo irradia por la noche. Cantos rodados, cercas, paredes, arbustos u otras plantas también pueden tener una función protectora.

Otra cosa que puedes hacer es tapar árboles y plantas más frágiles: si tienes árboles jóvenes o variedades de corteza delgada (por ejemplo, los frutales), envuelve el tronco con cartón, mantas o telas. También puedes utilizar plástico para tapar árboles y plantas, pero asegúrate de que sea negro para que refleje los rayos del sol y no haga efecto invernadero sobre el tronco.

Si vas a cubrir las plantas en caso de helada fuerte, hazlo antes del anochecer ya que si esperas a que haya anochecido, la mayor parte del calor almacenado en el jardín o terraza se habrá disipado. A la mañana siguiente, cuando la escarcha se haya descongelado, retira las cubiertas. También ayuda regar el suelo, porque un suelo húmedo mantiene mejor el calor que un suelo seco, y eso protege las raíces.

Otro consejo: mantén las plantas más delicadas en macetas, para que puedas llevarlas a lugares resguardados cuando bajen las temperaturas.

Aparte de lo que hemos visto, en el mercado tienes todo tipo de soluciones de invernadero para tus plantas y árboles: de todo tipo de superficies y materiales y por supuesto, precios. Los hay en forma de túnel de apenas seis euros hasta invernaderos con cimientos mucho más profesionales. Todo dependerá de las dimensiones de tu jardín y de tus necesidades.