Información sobre vivienda y economía

Lucía Martín: “No debemos repetir los errores de la crisis de 2008 en la gestión de la vivienda”

Barcelona/ Fuente: unsplash
Barcelona/ Fuente: unsplash
Autor: Redacción

Responsables de vivienda de los Ayuntamientos de Barcelona, París, Montreal y Londres se han reunido para hablar sobre el impacto de la crisis de la covid-19 en la vivienda en un encuentro organizado dentro del marco de las reuniones prácticas de vivienda de la Comisión de Inclusión Social, Democracia Participativa y Derechos Humanos de la organización mundial de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU). En esta sesión han participado la concejal de Vivienda y Rehabilitación del Ayuntamiento de Barcelona, Lucía Martín, que ha incidido en que es importante recordar de dónde vienen los principales problemas que tiene Barcelona en la actualidad en el ámbito de la vivienda para no repetir errores del pasado. “Tenemos muy presente 2008 y no queremos volver allí”, ha dicho Martín.

La crisis sanitaria del covid-19 y la consigna de todos los gobiernos mundiales de pedir a la gente que se quede en casa ha puesto la vivienda en el centro del debate. “Nos hemos tenido que preguntar qué pasa con quien no tiene una casa en la que confinarse o quien la tiene, pero no es adecuada”, explica la ex-relatora de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Vivienda Adecuada, Leilani Farha.

Lo primero que han tenido que hacer las ciudades ha sido reaccionar a una situación de emergencia y, en este sentido, se han encontrado con unas problemáticas muy parecidas: buscar espacios para acoger a las personas sintecho para que puedan cumplir con el confinamiento y los impagos de alquiler de las personas más vulnerables. En este sentido las soluciones han sido parecidas, aunque adaptadas a la realidad de cada ciudad. 

Aun así, no ha sido una tarea fácil, ya que la crisis ha puesto en tensión las estructuras existentes. “Con esta crisis nos hemos dado cuenta de que no teníamos la resiliencia que creíamos. Eso no es importante cuando las cosas van bien, pero nos damos cuenta en momentos de crisis”, explica el responsable de vivienda del Ayuntamiento de Montreal, Robert Beaudry.

El otro grande problema al que han debido hacer frente ha sido el impago de los alquileres. Muchas familias han visto reducidos sus ingresos y no han podido hacer frente a unos precios que, además, están muy por encima de la capacidad adquisitiva de la población de ciudades como Barcelona, tal como recuerda la concejala de Vivienda y Rehabilitación del Ayuntamiento de Barcelona, Lucía Martín.  Fahra ha manifestado como uno o dos meses de inestabilidad económica no deberían representar un problema tan grave, si los precios dependieran de los ingresos familiares y no del mercado.

Los Ayuntamientos han coincidido en una primera medida de emergencia para hacer frente a la situación: parar los procesos de desahucio de forma temporal. Y, en algunas ciudades, se han previsto otras medidas para ayudar económicamente a estas familias.

En este sentido Martín destaca la actuación del Gobierno español que “ha sido inversa a la de la crisis de 2008” impulsando prórrogas de los contratos de alquiler y moratorias en las hipotecas o alquileres de grandes propietarios. También el Ayuntamiento de Barcelona ha impulsado una moratoria en las cuotas del parque público y una rebaja para aquellos que lo necesiten y un paquete de medidas de 2,5 millones de euros. 

La vivienda post covid-19, no repetir los errores de 2008

Los participantes de la mesa redonda han hecho hincapié en que es importante recordar de donde vienen estos problemas para no repetir errores del pasado. “Tenemos muy presente 2008 y no queremos volver allí”, ha dicho Martín. Todos los representantes municipales han hablado de la necesidad de regular de alguna forma el precio del alquiler y potenciar la vivienda protegida.

En este sentido la situación de cada ciudad es distinta. Martín ha denunciado que el parque público en Barcelona es prácticamente inexistente, alrededor del 1%, fruto de “políticas que han hecho que la vivienda pública fuera perdiendo la calificación y volviera a manos privadas”. 

Por último, se ha hablado de dos problemáticas muy específicas relacionadas con el covid-19. Por un lado, la recuperación de apartamentos turísticos para el mercado de alquiler. En este sentido Martín ha alertado que hay que vigilar, ya que en Barcelona se ha detectado que algunos propietarios de alojamientos turísticos están ofreciendo contratos de alquiler de temporada fraudulentos. Y, por otro lado, la recuperación de oficinas que quedaran vacías si se extiende el teletrabajo. En este sentido Copley ha alertado que hay vigilar que no se transformen en viviendas de baja calidad.