Información sobre vivienda y economía

Las paredes, claves para que una casa sea más saludable y confortable tras una reforma

Hispalyt
Hispalyt
Autor: Redacción

Artículo escrito por Juan Carlos Millas, presidente de la subsección Gran Formato de  Hispalyt, la Asociación Española de Fabricantes de Ladrillos y Tejas de Arcilla Cocida

El periodo de confinamiento por el covid-19 ha servido para valorar aspectos de nuestra vida cotidiana a los que, probablemente, no le dábamos la suficiente importancia. Este aprendizaje también se ha producido en el ámbito de cómo nos relacionamos con nuestro hogar.

Por ejemplo, un parámetro al que ahora le damos mucha relevancia es la temperatura. Al pasar tanto tiempo en sus casas, algunas personas han descubierto la gran variación de temperatura que pueden experimentar en sus estancias. La temperatura tiene un papel fundamental en nuestro confort interior: lo ideal es que las habitaciones de nuestra vivienda retengan el calor en invierno y mantengan frescas las estancias en verano.

Otro de los fenómenos al que cada vez le damos más importancia es el ruido. Tras la llegada de la pandemia, el entretenimiento y el trabajo en el hogar, ya sea desde el ámbito profesional o del estudio, se sitúa en cotas muy altas y, por lo tanto, eleva considerablemente el volumen y ruido que generamos cada día.

Así, desde que estamos encerrados, consumimos más series y películas y realizamos más videollamadas: según un informe elaborado por Hootsuite, plataforma líder en gestión de redes sociales, que analiza el comportamiento digital de los usuarios durante el COVID-19, las videollamadas y los mensajes de voz han crecido un 100% en Whatsapp y un 70% a través de Facebook. También consumimos más entretenimiento de forma online: el estudio indica que dedicamos un 42% más de nuestro tiempo a ver películas y series y un 22% a jugar a videojuegos.

Todo ello trae consigo más ruido, un fenómeno que puede resultar perjudicial para nuestro organismo. Y es que la exposición a sonidos fuertes e indeseados causa ansiedad y estrés al 25% de la población española. Pero el ruido también es responsable de ocasionar agotamiento, falta de concentración, depresión, alteración del sueño…

En definitiva, muchas familias se han dado cuenta de que las paredes de su casa no están lo suficientemente aisladas, tanto acústica como térmicamente.

A la hora de decidir los materiales y soluciones constructivas a incluir en el proyecto de reforma, entran en juego muchas variables, pero, con respecto a las particiones verticales, uno de los sistemas constructivos más eficaces se ha desarrollado en España, y combina las ventajas de las paredes de ladrillo de gran formato con las placas de yeso laminado.

Los tabiques de ladrillo hueco de gran formato, gracias a su inercia, ofrecen mayores prestaciones frente a otras paredes más ligeras a la hora de mantener estable la temperatura interior a lo largo del día, reduciendo la oscilación térmica de estas estancias. Por su parte, su solidez proporciona una adecuada protección frente al ruido, alcanzando un aislamiento acústico que varía entre los 54 dBA hasta los 70 dBA, consiguiendo altos niveles de aislamiento entre espacios.

En resumen, el ladrillo cerámico y la placa de yeso laminado, también conocido como sistema MURALIT, regula la humedad, mientras que su compacidad y resistencia transmiten una sensación de seguridad y solidez, creando un ambiente interior saludable y confortable tan valorado hoy en día en cada hogar.