Información sobre vivienda y economía

Si vas a comprar una casa elige entre el contrato de arras o de reserva de la vivienda

Modelos de precontrato de compraventa de una vivienda

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

A la hora de adquirir una vivienda, uno de los trámites más comunes para conseguir esa casa que tanto te gusta es concretar un preacuerdo entre ambas partes. Existe la opción de firmar un contrato de reserva o uno de arras. aunque hayas oído que son lo mismo, por garantizar compra de un inmueble, la realidad es que no lo son. El Blog de Bankia publicó hace unos meses un post donde se aclaran las diferencias entre uno y otro, y que pasamos a resumir.

“La diferencia principal es que el contrato de reserva es un contrato, mientras que el de arras es una especie de acuerdo legal. Por ello, el contrato de arras tiene la opción de anular el acuerdo una vez que se haya pagado lo firmado, mientras que el de reserva no”, aclaran desde la entidad bancaria.

Contrato de reserva

En este caso se trata de un contrato de obligado cumplimiento, dado que no se puede rescindir según la Ley de Venta a Plazos de Bienes Muebles 28/1998, reflejada en el BOE 14/07/1998. El comprador reserva la vivienda con el pago de una señal, que suele rondar entre el 1% y el 5% del precio de la transacción.

 Con este contrato tienes la ventaja de asegurarte de que la operación se va a producir, ya que la otra parte no puede echarse a atrás, salvo que exista una cláusula explícita que permita la recisión del contrato. Valora bien tus opciones tanto si eres el comprador como el vendedor.

Si eres el comprador consigues, por un lado, ratificar la transacción de esa vivienda que estás buscando, pero debes también tener claro de que vas a poder asumir el coste de la operación, y que ya cuentas con la financiación oportuna.

Si eres el vendedor, te garantizas cuánto dinero vas a recibir por parte del comprador y en qué momento debes entregar la propiedad. De hecho, es el tipo de contrato que suelen usar las inmobiliarias y constructoras, ya que supone una venta directa y obligada. Pero si encuentras una oferta mejor o te arrepientes de la operación, ya será demasiado tarde.

“Este tipo de contrato incluye una serie de puntos bien detallados, como el plazo para firmar las escrituras, el importe de la señal o el procedimiento de pago, que deberán ser cumplidos”, aclaran desde Bankia.

Contrato de arras

Este otro contrato también garantiza la compra de la vivienda en venta con la entrega de una señal a convenir entre las partes, pero existe la posibilidad de rescindir el contrato, con la oportunidad compensación por los perjuicios ocasionados.

Existen tres tipos de contratos de arras, con sus derechos y obligaciones pertinentes: arras confirmatorias, arras penitenciales y arras penales.

Las arras confirmatorias cumplen una función prácticamente idéntica al contrato de reserva. Si alguna de las partes no cumple lo firmado, la otra podrá acudir a los tribunales por los daños y perjuicios ocasionados.

Las arras penitenciales son las más comunes y extendidas en el mercado, y se encuentran bajo el paraguas del el artículo 1454 del Código Civil . Suponen un compromiso de compraventa, con la posibilidad de romperlo.

Si el que incumple el contrato es el vendedor perderá la fianza entregada a cuenta de las arras entregadas. Si es el vendedor el que decide no seguir adelante, deberá devolver al comprador el doble de las arras entregadas.

Las arras penales exigen un mayor cumplimiento del contrato, por lo que no permite desligarse del acuerdo de cualquier manera.