Información sobre vivienda y economía

Consejos prácticos y soluciones para el teletrabajo que ocupan poco espacio en casa

Pixabay
Pixabay
Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Quizás tu empresa haya incorporado a la plantilla, pero en días alternos. O quizá sigáis la gran mayoría trabajando desde casa. O puede que seas un autónomo que ya trabajaba antes de la pandemia desde su hogar. Sea como fuere, ese espacio que antes era anecdótico, ahora se ha convertido en fijo en tu casa. 

Y cuando tienes un espacio grande todo es más fácil, pero ¿y si tu casa no llega a los 60 m2 y convives con otras personas? Entonces, el espacio es mucho más limitado y toda solución para tu puesto de trabajo, antes no previsto en el hogar, es bienvenida.

Vamos a darte algunos consejos para que ese espacio donde trabajas sea más cómodo. En la medida de lo posible y como la cosa va para largo, intenta que tu ordenador esté en un lugar bien iluminado, a una altura adecuada para la vista y sobre un mueble funcional. Se trata de trabajar a gusto y quizás no dispongas de todas las posibilidades de la oficina, pero puedes acercarte bastante.

  • La mesa, bien situada y si es posible cerca de una ventana, pero nunca de espaldas porque si lo haces así tendrás reflejos en la pantalla. Y mejor junto a enchufes y al Wifi. Si no te llega la señal, siempre puedes tirar de un amplificador.
  • La luz: lo repetimos de nuevo, la mejor para trabajar es la natural. Si no la tienes, tendrás que acudir a lámparas: las mejores son las de foco, de tal forma que puedes dirigir la luz hacia un punto en concreto. Te aconsejamos que inclines el flexo unos 30 grados para evitar deslumbramientos.
  • Almacenamiento: quizás necesites un escritorio con un par de cajones, o unas estanterías colocadas encima de la mesa.
  • Aprovecha los retranqueos: una idea para aprovechar el hueco entre pilares es cortar y cantear un tablero laminado y añadirle unas patas. Es una solución sencilla y barata: eso sí, cuenta que el tablero tenga al menos 35 cm de ancho para poder poner el portátil, un flexo y unos libros.
  • Ojo con la altura de la pantalla si no quieres visitas habituales al fisio: lo adecuado es que el borde superior del monitor quede a la altura de los ojos. Si trabajas con un portátil te aconsejamos que coloques debajo un soporte elevador.
  • Una buena silla es una inversión: cómoda, ergonómica y pensada para poder estar sentado mucho tiempo. Si quieres curar la salud y te atreves, utiliza un fitball a modo de silla: tu espalda te lo agradecerá.
  • ¿Qué pasa si no hay sitio para el portátil? Una alternativa es fijar una balda abatible en la pared. Necesitarás qué menos que 30 cm de fondo. Si lo tuyo no son las manualidades, también tienes escritorios abatibles que pueden ser la solución. El estudio barcelonés Medio Design, por ejemplo, propone Halfadesk y, como su nombre indica, es la mitad de ancho que un escritorio convencioal: ocupa 30 cm plegado y 50 cm abierto. Está disponible en cuatro colores (madera de abedul, blanco, gris claro y antracita) y ha sido diseñado para apoyarse en la pared para ocupar el menor espacio posible. Se fabrica en pequeñas series, bajo demanda, en el taller del estudio en el barrio de Poblenou.