Información sobre vivienda y economía

Podemos y ERC avisan: si el PSOE no limita los alquileres, tendrá que cambiar de socios

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias durante el acuerdo de coalición de Gobierno en 2019 / Gtres
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias durante el acuerdo de coalición de Gobierno en 2019 / Gtres
Autor: Redacción

La última propuesta del PSOE sobre la Ley de Vivienda no contempla la opción de limitar el precio del alquiler, sino que ofrecen deducciones importantes en el IRPF a los arrendadores que motu proprio decidan bajar la renta un 10%. Esta decisión no ha sentado nada bien entre los socios del Gobierno, Unidas Podemos y ERC, que ya han avisado de que, si no se controlan los alquileres, el PSOE “tendrá que cambiar de socios”.

Los socios principales del Ejecutivo, Unidas Podemos y ERC, que han apoyado al Gobierno en momentos clave, como los últimos presupuestos o la llegada de Pedro Sánchez a la presidencia, amenazan con retirar su apoyo al PSOE. El acuerdo de Gobierno firmado hace ya año y medio entre Podemos y PSOE para investir presidente a Pedro Sánchez incluía el compromiso de frenar las subidas abusivas de los alquileres mediante un control de precios, especialmente en zonas tensionadas.

En concreto, el acuerdo establecía crear (ya está creado) el Sistema Estatal de índices de Referencia de Precios del Alquiler de Vivienda por el Ministerio de Fomento. Así, los ayuntamientos podrán declarar con carácter temporal y excepcionalmente zonas urbanas tensionadas del mercado de arrendamiento de viviendas, si se ha producido un incremento abusivo y sostenido de las rentas de alquiler. El objetivo último sería limitar las rentas.

En cambio, el planteamiento del PSOE pasa por contener los precios del alquiler de vivienda y aumentar la oferta de pisos en arrendamiento a partir de incentivos fiscales por rentas más bajas a las actuales, en vez del control de precios que prefiere imponer Podemos al mercado libre de alquiler. La mayor deducción sería de hasta el 90% en el IRPF por los rendimientos del alquiler si el propietario baja la renta en una zona declarada tensionada.

Fuentes de Unidas Podemos consultadas por el diario El País aseguran que la oferta del PSOE consiste en dedicar recursos públicos a asumir, por parte de todos los contribuyentes, las rebajas en la renta que haga quien tenga una vivienda en alquiler. Además, estiman que es un incumplimiento de los acuerdos de Gobierno frente a su propuesta de congelar los alquileres que estén por debajo de los precios medios que marca el índice oficial y rebajar hasta ese tope los que se encuentren por encima.

Anteproyecto de Ley por el Derecho a la Vivienda

Las nuevas ventajas fiscales para el alquiler que el PSOE propone para la Ley de Vivienda son una regulación del IRPF para estimular el alquiler de vivienda habitual a precios asequibles, a través de la modulación de la actual reducción del 60% en el rendimiento neto del alquiler de vivienda habitual. 

En concreto, el porcentaje de reducción general pasará a ser del 50%, pero se podrá incrementar en función de los siguientes criterios:

  • Alquiler de viviendas a un precio limitado por una norma jurídica (VPO) (+10%). El alquiler de viviendas de protección sujetas a algún régimen de calificación o norma jurídica que fije el precio máximo de alquiler por parte de personas físicas podrá beneficiarse de una reducción adicional del 10% en el rendimiento neto. Con esta medida se estimula la incorporación al mercado del alquiler de viviendas a precios limitados y se favorece el acceso a las personas y hogares con menores ingresos.
  • Alquiler de viviendas recientemente rehabilitadas (+ 10%). Cuando se hayan realizado obras de rehabilitación o mejora en la vivienda en los últimos tres años, que impliquen un desembolso de más de seis meses de renta. Con esta medida se incentiva las actuaciones de rehabilitación en viviendas destinadas al alquiler habitual
  • Alquiler de viviendas a jóvenes entre 18 y 35 años (+ 20%). Para favorecer el acceso a la vivienda de los jóvenes, con un alquiler mensual limitado, la reducción se situará en el 70% (al 50% general se suma el 20% adicional).
  • Alquiler de viviendas a inquilinos con ingresos reducidos (% a determinar). Se establecerá una bonificación para alquileres a personas o familias con ingresos por debajo de determinados importes. Una reducción que aún se encuentra en estudio.

Además, se aplicarán más bonificaciones fiscales para los alquileres que se encuentren en zonas tensionadas y que decidan bajar sus rentas o salir al mercado del alquiler. Se establecen las siguientes bonificaciones para alquileres inferiores a una renta máxima en función del ámbito:

  • Incorporación al mercado de vivienda en alquiler habitual (+20%). Favorece la entrada en el mercado de viviendas que anteriormente no estaban en alquiler como vivienda habitual. De esta forma, el Mitma sostiene que se afronta el problema de falta de oferta que caracteriza las zonas de mercado residencial tensionada, equilibrándose los precios.
  • Reducción en más de un 10% en la renta, respecto al contrato anterior (+40%). Mecanismo de bajada de precios, a través del cual se estimula la mejora de las condiciones del contrato al inquilino existente, o bien, una bajada de la renta con respecto a la fijada en un contrato anterior, alcanzando una reducción del 90% para contribuir a la moderación o bajada de los precios en la zona. Por ejemplo, si un propietario está alquilando una vivienda por 700 euros al mes y decide bajar la renta un 10% (hasta dejarla en 630 euros), podría aplicarse esa reducción máxima del 90% en la declaración de la renta. 

Por otro lado, la propuesta establece un porcentaje de reducción del 70% en los siguientes supuestos, en los que los propietarios que ceden sus viviendas para alquiler social o asequible a cambio de una contraprestación no pueden favorecerse de las reducciones sobre el rendimiento neto en el IRPF al no ser los titulares de los contratos:

  • Viviendas acogidas a programas públicos de alquiler social o a precio asequible (vivienda asequible incentivada). De esta forma, los propietarios que pongan su vivienda a disposición de la Comunidad Autónoma o el Ayuntamiento en el marco de algún programa público para el alquiler social o a precio asequible podrían acogerse a una significativa reducción en el rendimiento neto obtenido.
  • Cesión o alquiler de vivienda a entidades sin ánimo de lucro especializadas en la atención a hogares o colectivos vulnerables. Igualmente, los propietarios que pongan su vivienda a disposición de entidades del tercer sector que vayan a estar destinadas a la vivienda o alojamiento de personas u hogares vulnerables, se podrán acoger a la misma reducción del rendimiento neto obtenido a través del acuerdo con la entidad.