Información sobre vivienda y economía

Valeria: la niña amante de la robótica y que sorprendió al jurado de Got Talent dibuja la casa del futuro

Valeria Corrales es una niña de 12 años natural de Huesca que sorprendió a toda España con sus inventos tecnológicos en el programa Got Talent. Junto con Patricia Heredia, ingeniera de telecomunicaciones y mentora de Valeria, forman Valpat, un proyecto que cuenta con un canal en YouTube y que tiene como objetivo fomentar la tecnología entre las más pequeñas. Las dos reciben a idealista/news en la academia de Patricia donde nos enseñan sus mejores descubrimientos además de dibujarnos la casa del futuro a través de algunos de sus proyectos e ideas.

"Todo empezó a los siete años cuando mi padre me trajo una muñeca de Estados Unidos con la que venían muchísimas piezas diferentes. Entonces, comencé a ver tutoriales de diseño para montar, por ejemplo, una carroza en una tirolina. Después mi hermano y yo decidimos montar la muñeca en la tirolina y la tiramos por todo el salón", explica Valeria con respecto a sus comienzos en el mundo de la robótica y la programación. Inicios en los que esta pequeña aragonesa tuvo que conformarse con ser autodidacta ante la falta de oportunidades de esta disciplina en su localidad. "Como no había ninguna academia de robótica en Huesca, empecé a ver tutoriales en YouTube para aprender a programar", relata. 

Pero su vida cambió cuando Patricia se cruzó en su camino. "Me encontré a Valeria en un taller que impartí de robótica en Huesca y la verdad es que fue como un flechazo. Primero, porque era la única niña que había en ese taller y segundo, porque veía que ella tenía como algo especial: ya había aprendido a hacer algunas cosas y tenía mucho interés por la tecnología y por seguir aprendiendo este tipo de cosas", narra Patricia.  

Desde ese momento, las dos unieron esfuerzos para divulgar su mensaje tecnológico entre los más pequeños, aunque uno de los principales objetivos era sumar más niñas a esta disciplina. "Empezamos a impartir charlas en algunos coles y en algunos eventos. Pero pensamos que esto tenía poco alcance porque con las charlas sólo podíamos llegar a 20 o 30 niños. Entonces decidimos grabarnos en vídeo mientras hacíamos los proyectos para subirlos a un canal de YouTube que llamamos Valpat por nuestros nombres", explica Patricia. 

Esta ingeniera de telecomunicaciones y Valeria filman y editan sus vídeos en la academia de la primera: Minivinci. "Cuando comencé a trabajar con Valeria y conocí a su familia decidí emprender y montar la academia. Actualmente tenemos más de 200 niños de distintas edades: desde los cuatro hasta los 15 años", asegura. De momento, ya suman más de 7.000 suscriptores, aunque tienen entre ceja y ceja mejorar estas cifras con algunos cambios. "Nos gustaría poder contar con alguien profesional que nos filme y edite los vídeos, por ejemplo", aclara en este sentido. 

Con respecto a sus inventos, Patricia señala algunos de los que se podrían aplicar a una vivienda. "Hemos hecho varios proyectos que podrían tener relación con la domótica o que podríamos instalar en una vivienda. Por ejemplo, hicimos uno de un control de voz que lo controlábamos a través del móvil. O sea, lo conectamos y por ejemplo decimos encender o apagar y entonces se activan o se desactivan los dispositivos. En nuestro caso lo hicimos con una luz", asevera. 

“También realizamos un ‘sirve agua’, que se nos ocurrió porque mi hermano no paraba de pedirme que le echara agua mientras yo estaba estudiando. Entonces creamos un robot con un sensor de toque, que actúa como si fuera un botón. Cada vez que pasas la mano por el sensor, el mecanismo se activa y la botella sirve agua en un vaso”, revela Valeria.Ahora queremos utilizar ese proyecto para combinarlo con otro robot que nos decore unas galletas. Entonces, en vez de servir agua, pues nos serviremos té, por ejemplo, y tendremos nuestro robot en casa que nos haga el desayuno”, añade Patricia.

Inventos que se pueden aplicar a una vivienda actual, aunque Valeria y Patricia ya imaginan cómo serán las casas del futuro. “Yo me la imagino con muchos robots por toda la casa. Por ejemplo, cuando me despierte que haya robots diciéndome lo que me tengo que poner si voy al colegio, o si voy a practicar tenis después que me avise de que me tengo que cambiar… con mucha tecnología por todos lados”, explica entre sonrisas Valeria.

Creo que la inteligencia artificial es algo que va a estar muy presente. Por ejemplo, nosotras llegaremos a casa y diremos estoy cansada y la casa adecuará la música, la luz para nuestro estado. Por otro lado, existirán sistemas que estén pendientes de nuestra nevera y que nos digan que artículos faltan e incluso que los pidan ellos mismo por internet. Aunque creo que estos sistemas aún tardarán unos años en estar presente”, añade Patricia.

Además, Valeria también piensa en los beneficios de tener un robot en casa en según que situaciones. “Puede haber robots que sepan mucho de medicina y ayudarte si te pasa alga y te encuentras sola en casa. Creo que en el futuro las casas serán una pasada”, narra. Un argumento que guarda relación con sus deseos laborales. “Me gustaría ser ingeniera, no sé de qué tipo, pero sí sé que quiero ayudar a la gente y curar enfermedades como el cáncer o el Alzheimer”, finaliza.