Información sobre vivienda y economía

Los españoles, entre los europeos que más esfuerzo hacen para comprar casa: destinan 11 años de su salario

La Comisión Europea estima la tasa de esfuerzo de los hogares de los 19 países con la moneda única para pagar una vivienda tipo de 100 m2

Freepik
Freepik
Autor: Redacción

Los precios de la vivienda han aumentado en la mayoría de países de la zona del euro en 2020 a pesar de los estragos de la pandemia del coronavirus. Pese a la fuerte recesión económica, con motivo del cierre de la actividad y el confinamiento de la población para minimizar el impacto de la crisis sanitaria, el crecimiento de los precios de la vivienda se aceleró un 5,6% interanual de media en la zona euro a cierre del año pasado. Y ha seguido al alza en lo que va de 2021. Los últimos datos publicados por Eurostat confirman un incremento medio de los precios del 6,8% interanual en la eurozona en el segundo trimestre de este año.

Algunos países de estos países de la zona euro vieron reflejados incrementos destacados por encima de la media, como Luxemburgo (13,3%), Portugal (7,4%), Eslovaquia (7,2%) Alemania o (7,1%), mientras que España se ha mantenido por debajo de la media, con un incremento del 2,2% a cierre del año pasado, al igual que Italia, aunque con evoluciones anuales muy diferentes. Para la Comisión Europea “los datos de precios de la vivienda en 2020 pueden no reflejar completamente el impacto de la crisis del covid-19, ya que las transacciones se acordaron en muchos casos antes del estallido de la pandemia”.

Además, cree que los precios se han visto afectados por “las medidas de confinamiento y movilidad de personas que han perjudicado tanto al mercado de la vivienda como al sector de la construcción”, y que la evolución de los precios de las casas está siendo diferente a la vivida en otras crisis anteriores.

“Si bien la pandemia provocó una contracción de los ingresos del mercado, los hogares han percibido el impacto de la pandemia como algo temporal, y ha inducido a las familias a una acumulación de ahorros. Por lo tanto, los ingresos permanentes y los patrones de consumo, incluida la vivienda, no se han visto tan afectados como los ingresos corrientes”, aclaran en el informe “Euro Area Housing Markets: Trends, Challenges & Policy Responses”.

"Además, se ha producido una combinación de políticas estatales para mantener el empleo frente a la crisis, restricción de los despidos, junto a políticas macroprudenciales y regulatorias, que han tenido un impacto positivo en los ingresos, las expectativas de inflación y la provisión de crédito en 2020. Junto a ello, variables estándar en el mercado de la vivienda como los tipos de interés o la oferta de viviendas no han cambiado pese al impacto de la pandemia", añaden en el informe.

En varios países, el crecimiento de los precios de la vivienda se ha producido a partir de valores que ya estaban en riesgo de burbuja, como en Luxemburgo, Portugal o Eslovaquia.

Las previsiones de la Comisión Europea en cuanto a la evolución de los precios de la vivienda son “que se modere en el futuro, a la luz del débil crecimiento de los ingresos, aunque es poco probable que se produzcan importantes correcciones a la baja. Se espera que el crecimiento del PIB en 2021 y 2022 sea suficiente para compensar la pérdida en 2020; es posible que los salarios y el empleo se recuperen lentamente, lo que resultará en un crecimiento aún débil de la renta de los hogares”, concretan en el informe.

El esfuerzo de los hogares para hacerse con una vivienda

Hacer una comparativa directa de los precios de las viviendas en los distintos mercados europeos sería difícil, dada las grandes diferencias de precios, oferta y demanda y stock de cada país. Pero para hacer una comparativa relativamente común para todos, la CE ha elaborado un gráfico sobre la accesibilidad de los hogares a la compra de vivienda en función de los salarios brutos anuales de los hogares y el precio euro/m2 de una vivienda tipo, que en este caso ha colocado en 100 m2. De esa unión, sale el número de años de salario íntegro que se tienen que dedicar a pagar la hipoteca/préstamo sobre esa vivienda.

Según los datos del gráfico, en Luxemburgo se necesitan alrededor de 16 años de renta disponible para comprar una casa de 100 m2, pero hay que tener en cuenta que el pequeño país centroeuropeo también cuenta con el precio por m2 más alto de todos los países analizados, que supera los 6.000 euros/m2 de media.

Por detrás de Luxemburgo, se encuentra Irlanda, donde de media se necesitan algo más de 14 años para pagar una casa, con unos precios medios que superan los 3.800 euros/m2. Francia completa el trío de países con mayor esfuerzo salarial de los hogares, al tener que dedicar 13 años de ingresos íntegros de los hogares en comprar la casa, con unos precios que rondan los 2.900 euros/m2.

Los cinco países con mayor tasa de esfuerzo representan además los que cuentan con el precio euro/m2 más alto. Junto a los tres nombrados anteriormente, se encuentran Austria (3.000 euros/m2) y Países Bajos (2.900 euros/m2). Pero tener el precio más alto, no siempre significa tener una mayor tasa de esfuerzo.

El ejemplo se demuestra con Grecia, donde se tardan 12 años de media en pagar la vivienda, con un precio medio de 1.300 euros/m2, lo que significa que sus salarios son más bajos de lo normal. Por el contrario, en países como Alemania o Bélgica, donde sus precios superan los 2.500 euros/m2, de los más altos de la lista, dedican menos años a costear la vivienda, dado sus mayores ingresos de los hogares.

España ocupa el octavo puesto en esta estimación de la tasa de esfuerzo de los hogares con una media que supera los 11 años de salario bruto íntegro y un precio medio que supera los 1.800 euros/m2 de media para este piso de 100 m2.

Por la parte baja de la tabla están Finlandia y Lituania, donde ‘solo’ se necesitan siete años de salario para poder pagar la casa, aunque sus precios, y por tanto los ingresos medios de los hogares son diferentes, con 1.600 euros/m2 y 800 euros/m2, respectivamente.

A continuación, está Letonia, donde se necesitan ocho años, para un precio medio que también se encuentra por debajo de los 1.000 euros/m2. Italia se encuentra entre los cinco países de la eurozona con mejor tasa de esfuerzo, por debajo de los 10 años, como en Eslovenia, con un precio medio alrededor de los 1.700 euros/m2.