Información sobre vivienda y economía

Empleo, ingresos o vivienda: España tiene una calidad de vida en línea con Europa

El salario, la salud, el estado de la vivienda o las relaciones sociales influyen en la felicidad de los ciudadanos de la UE-27, según Eurostat

Pexels
Pexels

La oficina estadística Eurostat ha analizado 10 factores para conocer la calidad de vida de los ciudadanos europeos. Con datos sobre empleo, ingresos, las condiciones de la vivienda, la salud, la seguridad o las relaciones sociales afirma que los 27 miembros de la UE presentan una buena calidad de vida, con 7,3 puntos sobre 10. Irlandeses y finlandeses (ambos con 8,1 puntos) son los más felices de Europa, según el estudio. España se encuentra en línea con la media europea, al igual que Portugal, por delante de Italia (7,2), pero por detrás de Alemania o Francia (ambos con un 7,5).

La calidad de vida de las personas está determinada por numerosos aspectos. La oficina de estudios y estadísticas de la Unión Europea, Eurostat, ha analizado 10 factores para conocer si los europeos son felices y viven bien en sus países. Con datos sobre las condiciones de la vivienda, la salud, el empleo, las finanzas personales o la seguridad y las relaciones sociales ofrece el nivel de satisfacción de los ciudadanos de los 27 países miembros de la UE, entre ellos España. En general, se vive bien en el espacio europeo, pero todavía hay muchas desigualdades entre países, especialmente en términos de vivienda.

Todos estos factores influyen en la calidad de vida de los europeos que de media se encuentran satisfechos con su vida en términos generales, con una puntuación de 7,3 puntos, en una escala de 0 a 10. Los españoles también dan un notable a su nivel de calidad de vida, pero son los irlandeses y finlandeses los que afirman ser más felices y destacar su actual calidad de vida, alcanzando los 8,1 puntos. España y Portugal se encuentran en la línea con Europa (ambos con 7,3 puntos), por delante de Italia (con 7,2 puntos), pero por detrás de Alemania o Francia (ambos con un 7,5 puntos). Los búlgaros, por el contrario, son los ciudadanos menos felices con un aprobado raspado, 5,4 puntos.

Alto nivel de satisfacción con la vivienda...

El acceso a una vivienda digna es un derecho fundamental y tiene un impacto importante en la forma y la calidad de vida de las personas. La media de los 27 países de la UE alcanza los 7,4 puntos, en una escala de 0 a 10, lo que indica que los europeos están satisfechos con las condiciones de vivienda que tienen, según el estudio publicado el pasado agosto.

Los ciudadanos de Dinamarca y Finlandia son los que se encuentran más satisfechos con sus hogares, alcanzando una puntuación de 8,4 puntos, la más alta de la UE. Sin embargo, de todos los estados miembros, los búlgaros son la población más insatisfecha, con solo 6 puntos. Los españoles también afirman estar satisfechos con sus hogares, alcanzando los 7,3 puntos, ligeramente por debajo de la media europea. Pero vivir en un hogar en buenas condiciones aún no es una realidad para todos los europeos.

... con algunos peros en el hacinamiento o la soledad en los hogares

Los últimos datos disponibles de Eurostat para todos los países, entre 2019 y 2020, muestran que el 17,1% de la población residía hogares con muchos miembros familiares. Las tasas de hacinamiento más altas se observan en Rumania (45,1%), Letonia (42,2%) y Bulgaria (41,1%), mientras que las más bajas se dan en Chipre (2,5%), Irlanda (3,2%) y Malta (3,7%). En España, el último porcentaje recogido en 2020 registra un incremento de los hogares sobreocupados hasta el 7,6% del total de hogares, repuntando más de dos puntos frente a las tasas de años anteriores, y uno de sus mayores ratios desde que Eurostat toma estadísticas.

12 estados miembros de la UE cuentan con menos del 10% de su población concentrada en casas sobrehabitadas en casas, entre ellos España. Para la oficina europea de estadísticas, “en las zonas rurales del sur y este de Europa, las familias más numerosas, que incluyen hasta tres generaciones, siguen viviendo juntas bajo un mismo techo”, afirma la publicación.

Esta no es la única realidad detectada, ya que también existe la situación contraria en muchas viviendas. Casi un tercio de los europeos (32,8%) vive en hogares infraocupados. Esto se debe a que cada vez hay más personas que viven solas en muchos países. Una realidad que Eurostat explica, en parte, por el aumento de la longevidad y por el elevado número de personas mayores que viven solas. Más de dos tercios de la población en Irlanda, Chipre y Malta vivían en viviendas que la UE agrupa en infrautilizadas. España es uno de los países con las mayores tasas (un 53,8%), a la par que Holanda, Bélgica o Luxemburgo. En el extremo opuesto de la tabla se encuentran Letonia y Rumanía, donde solo el 10% de las personas viven solas.

Eurostat destaca otros factores además de la longevidad como que la mayoría de personas opta por seguir viviendo en su casa mucho después de que sus hijos se han ido del hogar familiar, pero también culpa de esta situación a los desequilibrios locales y nacionales en el parque de viviendas.

Más de una de cada 10 casas tiene problemas estructurales

Contar con calidad de vida también significa vivir en una casa que mantenga buenas condiciones habitacionales, tanto en sus materiales de construcción como en el aislamiento térmico o acústico. Aunque esto es una realidad para la gran mayoría de europeos, Eurostat confirma que el 12,7% de la población reside en viviendas de baja calidad, es decir, en casas con altos niveles de humedad y signos visibles de deterioro de suelos y ventanas. Y señala que estos problemas existen particularmente en los "grupos más vulnerables de la sociedad".

En este asunto, los datos de España están actualizados a 2020 y detectan un aumento de la mala calidad de los hogares de hasta cinco puntos porcentuales, alcanzado al 19,7% de la población, por encima de la media europea y solo por detrás de Chipre (39,1%), Portugal (24,4%), Eslovenia (20,8%) y Hungría (20,4%).

En solo ocho de los 27 países de la UE, menos de una 10% de la población afirma residir en viviendas deficientes, a saber, Austria, Croacia, Rumania, Malta, República Checa, Suecia, Eslovaquia y Finlandia.

Así están las finanzas de los europeos

La capacidad económica de las familias es otro de los principales factores a tener en cuenta para hablar de una buena o mala calidad de vida ¿Están los europeos contentos con sus ingresos? La respuesta es "más o menos", ya que la satisfacción media con las finanzas no pasa de los 6,5 puntos de un máximo de 10. Solo hay un 17,1% que indica estar muy satisfecho, cifra que contrasta con el 29,4% que asume no estar contento con sus ingresos y gastos.

Los países nórdicos, es decir, Dinamarca, Finlandia y Suecia, lideran el nivel de satisfacción con sus finanzas. Los españoles están medianamente contentos con sus ingresos, dado que el nivel de satisfacción alcanza el 6,3%, ligeramente por debajo de la media europea. El porcentaje más bajo de todos los países se registró en Bulgaria (4,3%).

La renta neta media anual por hogar en la UE es de 17.325 euros, algo menos de la mitad de lo que percibe de media un ciudadano de Luxemburgo, que toca máximos con 36.354 euros/netos al año. En comparación con el país con los ingresos netos por hogar más bajos, Rumanía con solo 4.267 euros, el valor medio en la UE es cuatro veces superior. España se sitúa por debajo de la media de los 27, ya que la renta neta media por hogar alcanza los 16.043 euros netos anuales.

Empleo: ¿quién está más satisfecho en su trabajo?

En la UE, el 67,6% de la población entre 15 y 64 años se encuentra empleada, con datos actualizados a 2020. El 77,8% de la población activa de Holanda trabaja, lo que supone la ratio más alto de la UE-27. Por el contrario, Grecia es el que presenta el porcentaje más bajo, con el 56,3% de la población en edad de trabajar con un empleo actualmente. España se encuentra, de nuevo, por debajo de la media Europa (60,9%), y alcanza una de las ratios más bajas de Europa, solo superando a la ya nombrada Grecia, y a Italia (58,1%).

Pero, ¿son felices los europeos en el trabajo? Sí, ya que la media europea es de un 7,2 sobre 10. El nivel de satisfacción laboral en España alcanzó los 7,3 puntos, ligeramente por encima de la media europea. Finlandia ocupa el primer lugar con 8,1 puntos y Grecia, una vez más, el último puesto con 6,2 puntos.

El número de horas de trabajo también influye en el nivel de satisfacción laboral y en la calidad de vida de las personas. La media europea apunta a las 37 horas de trabajo semanal. Los españoles trabajan una media de 37,5 horas a la semana, en consonancia con la media de la UE.

Los holandeses vuelven a destacar al ser el país con las menores tasas de horas trabajadas, con 30,3 horas a la semana, mientras que los griegos son los europeos que más horas trabajan a la semana con 41,8 horas semanales.

Salud, educación y medio ambiente son valores claves para una vida feliz

El acceso a la educación es otro de los vectores fundamentales para tener una vida de calidad. Casi un tercio de los europeos ha completado la educación superior. En la parte superior de la tabla está Irlanda, donde casi la mitad de la población tiene un título universitario. Y al final está Lituania, con un 18,7%. En España, el 39,7% de la población tiene educación superior, pero más de otro 37% de la población tiene un nivel de educación bajo, según los criterios de Eurostat.

En materia de salud, los europeos tienen una percepción positiva de su salud, ya que el 68,6% afirma que su salud es buena o muy buena. En este asunto, los españoles se muestran por encima de la media de la UE, ya que un 75,3% de la población sostiene que que su salud es buena. Los más contentos con su salud son los irlandeses (84,1%) y los menos, lituanos (46,2%). La calidad de vida también se refleja en la esperanza de vida media en Europa, que tiene un promedio de 81,3 años, siendo la más baja registrada en Bulgaria con 73,6 años. España está entre los más altos, con 82,4 años de esperanza de vida.

Otro de los factores que más está influyendo en la calidad de vida de los europeos es el entorno urbano en el que residen. Los croatas son los más expuestos a la contaminación del aire en sus áreas urbanas, y los finlandeses los que menos. España (19,4 µg/m3) se sitúa por debajo de la media de la UE (20,5 µg/m3), y sigue reduciendo la exposición de los ciudadanos a la contaminación atmosférica y los gases nocivos año a año. En 2015, el dato en España era un alarmante 23,5 µg/m3, pero aún sigue muy por encima de los valores de referencia. La Organización Mundial de la Salud cifra los niveles medios anuales de partículas finas en 10 µg / m3.

La satisfacción de los españoles respecto al entorno en el que viven se mantiene en línea con la media europea, en 7,2 puntos. Los austriacos son los que se muestran más satisfechos, con 8,4 puntos, mientras que los más insatisfechos son los búlgaros, con un aprobado justo en 5,2 puntos.

La mitad de los europeos son suspicaces con la cogobernanza y piden mayor seguridad ciudadana

¿Cuál es el nivel de confianza en las instituciones europeas? ¿Y en el sistema legal? Los datos de Eurostat revelan que la mitad de los europeos confía en el Parlamento Europeo. En España, el 42% de la población afirma confiar en esta institución. El 80% de los portugueses confía plenamente en las instituciones europeas, mientras que solo el 38% de los franceses afirman confiar en este órgano.

En cuanto a la confianza en el sistema legal, los resultados no son alentadores, ya que a nivel europeo la puntuación no pasa de 4,5 puntos sobre 10. Los portugueses y eslovenos son los que menos confían en este sistema, con 2,9 y 2,7 puntos, ​​respectivamente. Los daneses, en cambio, son los que tienen mayor nivel de confianza (7,5). España se queda por debajo de la media europea, con 3,1 puntos.

La seguridad es otro criterio importante para poder tener una vida feliz. Los casos de delitos, violencia y vandalismo crean desconfianza en la sociedad y generan miedo. El 11% del total de la población europea ha denunciado algún caso a las autoridades. España se encuentra por encima de la media europea, con un 14,1% de la población que ha denunciado. El porcentaje de delitos denunciados no es elevado, pero solo el 27,2% de los europeos afirma sentirse seguros cuando caminan solo de noche. En España, la proporción sube al 32,4% de ciudadanos que se muestran totalmente seguros cuando van solos por la noche.

Buenas relaciones sociales en toda Europa

Socializar es importante para mantener una vida sana y equilibrada. Los tiempos de la pandemia privaron del contacto cara a cara con familiares y amigos, hecho que reforzó su importancia en la sociedad. Los datos de Eurostat no han podido ser actualizados para confirmar el impacto del confinamiento en los hogares, y los últimos datos publicados son de 2018.

Aquel año, los europeos dijeron estar satisfechos con sus relaciones personales, ubicándose con 7,9 puntos sobre 10. Y los españoles aún más, hasta los 8,2 puntos. Los países que mostraron mayor satisfacción con su vida social fueron Austria, Irlanda, Malta y Eslovenia, todos con 8,6 puntos.