Información sobre vivienda y economía

Las claves para reparar bien una piscina y alargar su vida útil

Pixabay
Pixabay
Autor: Redacción

Artículo escrito por Sandra Barañano, directora técnica de Cuida Tu Casa

El verano es para muchos la época más esperada del año, y con él llegan las altas temperaturas que a veces se hacen difícilmente aguantables sin algún que otro chapuzón para refrescarse. Por ello, para quienes rehúyen de la sal y la arena, cuando todavía ir a la playa no es posible, o cuando los pequeños de la casa quieren divertirse en el agua tras meses de espera, bañarse en las piscinas se convierte en uno de los momentos estrella.

Pero a veces la espera se alarga todavía más por la aparición de filtraciones de agua y por el deterioro de los materiales de la piscina, algo que puede ocurrir si la calidad de su construcción no es buena. Para evitarlo, es clave garantizar la buena estanqueidad de la piscina. De esta forma también se impiden las pérdidas innecesarias de agua; los aumentos en la factura; las preocupaciones constantes por el estado de mantenimiento e incurrir en gastos para su reparación, para obtener, en cambio, piscinas que duren más tiempo y con las que disfrutar de baños seguros y de calidad.

Cómo conseguir una estanqueidad adecuada

Por tanto, a la hora de construir una piscina debe prestarse especial atención a su estanqueidad: característica principal que debe tener el vaso. De esta manera queda asegurado el buen estado de la piscina durante varios años y la calidad del baño a quienes la usen. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no todos los vasos de hormigón garantizan una estanqueidad adecuada, y que, por ello, este material debe reforzarse con un sistema de impermeabilización que permita evitar filtraciones de agua y futuros deterioros del hormigón y sus armaduras.

Asimismo, aunque el vaso esté constituido de hormigón impermeable y estanco, la piscina no queda exenta por completo de tener que soportar cargas a causa de la presión hidrostática del agua, ni tampoco de movimientos que pueden generar fisuras y poner en peligro su estanqueidad. Por ello, también en los casos en los que el vaso tenga estas características, se recomienda aplicar un sistema de impermeabilización adicional, que por cierto, también viene muy bien de cara a la aparición de eflorescencias en la trama de juntas del recubrimiento cerámico que son frecuentes ante la falta de impermeabilización.

Paso a paso

Para conseguir buenos resultados a la hora de impermeabilizar la piscina resulta esencial usar materiales de calidad y que se adecúen al resultado que se busca. Por tanto, para impermeabilizar vasos de piscina de hormigón, deben utilizarse materiales que permitan la colocación directa de los recubrimientos sobre la capa de impermeabilización. Estos siempre deben aplicarse en el interior de la construcción, de forma que constituyan una cubeta cerrada por completo que debe llevarse sobre el nivel de agua más alto. De esta forma se mantendrán secos los soportes y todas las instalaciones que hay detrás de los recubrimientos.

En este sentido, destaca el uso de las láminas de impermeabilización, unas láminas de polietileno flexible con un geotextil especial incorporado por ambos lados, que permiten colocarse de forma directa sobre la mayoría de los soportes con adhesivos cementosos, y que, por tanto, permiten la colocación directa de cerámica y otros tipos de recubrimientos sobre la impermeabilización.

Por otro lado, hay que tener especial cuidado a la hora de impermeabilizar los puntos críticos. Estos son las entregas entre lámina y lámina, o los encuentros y rincones entre suelo y pared. Para impermeabilizarlos de la mejor manera posible, se recomienda usar bandas impermeables, que deben colocarse con adhesivos impermeables para evitar filtraciones de agua en estas zonas. También debe tenerse cuidado con las entregas a skimmers y focos o el paso de boquillas y tuberías, aunque con el uso de bandas, esquinas o manguitos prefabricados impermeables que pueden adherirse a cualquier tipo de soporte con adhesivos especiales, la impermeabilización es sencilla.

Por último, pero no menos importante, debe tenerse en cuenta la evacuación segura del agua en canaletas, duchas y playas de las piscinas, algo que puede conseguirse con el uso de sumideros especialmente preparados para facilitar la conexión de su impermeabilización a los desagües.

Una buena impermeabilización y estanqueidad de la piscina garantiza su mayor tiempo de vida útil, del que a la postre depende nuestro disfrute por esta época del calendario. Y ello debe tenerse en cuenta a la hora de que nos realicen cualquier tipo de instalación o reparación.