Información sobre vivienda y economía

Este hotel es una lata... de cerveza

Exterior de las habitaciones
Dinamarca / Skanderborg Music Festival

La cerveza, esa ‘gran amiga’ que tanto se ha encargado de ensalzar la televisión con anuncios como el de Mahou, en el que aparecen figuras de la talla del cantante Loquillo o el jugador de fútbol Isco, o el de Voll-Damm doble malta en el que Luis Tosar es casi capaz de matar por una ‘buena cerveza’.

Hilera de habitaciones
Las latas se apilan en packs de seis como en los supermercados / Skanderborg Music Festival

Dejando los mensajes subliminales o el argot oculto de la publicidad, lo cierto es que a España le encanta la cerveza. Gracias a la última memoria de los cerveceros españoles sabemos que el consumo per cápita de los españoles en 2016 fue de 46,4 litros, lo que, según sus propios cálculos, equivale a un consumo anual total de casi 1.380 piscinas olímpicas.

Un lugar idílico para tomarse una cerveza
Debido a la alta demanda, las habitaciones se entregan por sorteo / Skanderborg Music Festival

Pero para dormir dentro de una lata de cerveza hay que irse fuera del país, concretamente a Dinamarca. Muy cerca del lago Skandeborg se encuentra el Can Sleep, un hotel cuyas 121 habitaciones tienen forma de lata de cerveza gigante de 3,80 metros de altitud y que imitan los envases de la "rubia" danesa Royal Unibrez. Como si de packs se tratara, las lata-habitaciones están agrupadas de seis en seis.

Interior
Los alojamientos cuentan con dos pisos / Skanderborg Music Festival

Disfrutar de la esencia de la cerveza sin perder la comodidad de una habitación de hotel tradicional. Los alojamientos cuentan con dos pisos. En el primer nivel hay una especie de salón y en el superior está el dormitorio.

Personas tomando el sol al lado de sus lata-alojamientos
El hotel sólo abre durante el mes de agosto coincidiendo con la celebración del festival danés de música Smukfest / Skanderborg Music Festival

Si eres un apasionado de la cerveza y te gustaría poder disfrutar de la experiencia, debes saber que es una proeza muy complicada por dos motivos. Debido a la alta demanda -parece ser que la pasión por la cerveza está muy extendida- las habitaciones se entregan por sorteo y el hotel sólo abre durante el mes de agosto, coincidiendo con la celebración del festival danés de música Smukfest.