Información sobre vivienda y economía

Dos de cada tres propietarios que alquilan su vivienda a turistas lo hacen para obtener una ayuda económica

Autores: @pmartinez-almeida, dani castillo

Por primera vez un estudio pone negro sobre blanco en el negocio del alquiler vacacional: en 2014 el 14% de los turistas que llegaron a nuestro país eligieron hospedarse en pisos turísticos y dejaron 2.685 millones de euros en alojamiento, además de otros cerca de 4.000 millones en gastos como comida, transporte, ocio o regalos.

Esas son las cifras que maneja el informe elaborado por la escuela de negocios ESADE junto con la firma de análisis de mercado Salvetti&Llombart y la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (Fevitur), que apunta que la mayoría de propietarios optan por el alquiler de su vivienda a turistas para obtener una ayuda económica que les ayude a pagar la hipoteca o mejorar sus condiciones de vida

El año pasado 3,7 millones de personas eligieron el alquiler vacacional para disfrutar de algún rincón de España, el 14% del total. Y de media cada turista gastó 249 euros en el alojamiento y 477 euros en gastos de comida, transporte o actividades. En total, el gasto promedio fue de 726 euros por persona, unas cifras que ponen de relieve que este tipo de negocio reactiva el comercio de barrio. 

Para Gerard Costa, profesor del Departamento de Dirección de Marketing de ESADE y autor del estudio, “las viviendas de uso turístico han sido la avanzadilla de la gran tendencia global actual del consumo colaborativo: familias extranjeras que buscan una vivienda práctica y hogareña, consumiendo en el comercio de alimentación y restauración de proximidad, que lo recomiendan y que valoran el trato con el propietario y que el dinero de su viaje vaya a un particular y no a una cadena hotelera”. 

Según la encuesta realizada, el usuario que opta por este tipo de alojamientos es eminentemente extranjero, de mediana edad (46,8 años de promedio) y viaja en familia en el 83% de los casos. Lo que más valora es que el alojamiento cuente con cocina. 

En cuanto al perfil del arrendador, se trata de pequeños propietarios que sólo disponen de una vivienda destinada a este tipo de uso y en la mayoría de los casos es una fuente de ingresos complementaria a su actividad personal. Los principales motivos que lleva a un propietario a alquilar su vivienda a turistas son: la búsqueda de una ayuda económica familiar, de un respaldo económico y la posibilidad de cubrir los gastos, como la hipoteca. 

De la encuesta se desprende que el 95% de los propietarios declaran que el alquiler vacacional incentiva la economía de su ciudad, que el 46% cuenta con alguna persona encargada del mantenimiento de la casa y el 47% ofrece un servicio de limpieza. 

Las instituciones encargadas del estudio han encuestado a 445 propietarios de viviendas vacacionales y a 775 turistas usuarios de este tipo de alojamientos. El impacto tanto social como económico se ha medido en seis zonas determinadas: Barcelona, Madrid, Mallorca, Calpe (Alicante), San Sebastián y Granada.