Información sobre vivienda y economía

Colau, contra el alquiler vacacional

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

El Ayuntamiento de Barcelona ha comenzado a imponer multas de hasta 60.000 euros a plataformas del alquiler vacacional como Airbnb y Homeaway por la proliferación en la ciudad de pisos turísticos ilegales. Las sanciones podrían llegar hasta los 600.000 euros. A estas sanciones se suma el cierre de hasta 256 pisos turísticos en julio y el envío de cartas a los barceloneses para que denuncien si en su comunidad hay viviendas vacacionales ilegales.

Dentro del plan de choque del consistorio barcelonés, se encuentran las multas a portales de internet que se dedican al alquiler vacacional y que anuncian pisos que no cuentan con licencia para operar, según el propio Ayuntamiento.

Por el momento, las empresas sancionadas han sido Airbnb y Homeaway aunque el Ayuntamiento tiene pendiente cobrar dichas multas, que podrían llegar hasta los 600.000 euros, la más alta que permite la ley de Turismo de Cataluña.  

Otra de las medidas que ha puesto en marcha el Ayuntamiento que lidera Ada Colau es la creación de un equipo de visualizadores que se encargan de ver in situ la existencia de viviendas ilegales. Así, ya han detectado 234 pisos ilegales en un mes, a los que se les ha multado con 30.000 euros y se les ha pedido la paralización de su actividad.

El consistorio también ha enviado a los vecinos una carta para que denuncien si en su edificio hay alguna vivienda turística ilegal, tal y como publicó idealista/news hace unos días. El consistorio dirigido por Ada Colau asegura en la carta que hay una oferta ilegal de alquiler vacacional que genera “especulación, economía sumergida y que puede dañar la convivencia en las comunidades de vecinos que los alojan”. Aquí puedes ver la misiva enviada.