Información sobre vivienda y economía

Castilla-La Mancha regulará los pisos turísticos: infringir la norma supondrá multas de hasta 60.000 euros

Autor: Redacción

Castilla-La Mancha se suma a las comunidades autónomas que regulan el alquiler vacacional, tras firmar el decreto para legalizar el uso de apartamentos turísticos. La consejera de Economía, empresa y Empleo, Patricia Franco informó que viene a cubrir un vacío legal después de que en 2010 el Gobierno central derogara el decreto que lo regulaba a nivel estatal. El 18% de la oferta turística en la región son apartamentos turísticos. Eso es, 600 establecimientos con cerca de 6.000 plazas.

Las viviendas de uso turístico quedaron al desamparo después de que el Gobierno central excluyera este tipo de viviendas de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU). De esa forma, trasladaba a las comunidades la competencia para reglarlas. Cada Comunidad Autónoma ha ido adaptando la normativa a su realidad respecto a estas viviendas.

El decreto de Castilla-La Mancha ayudará a identificar los pisos vacacionales mediante llaves con categorías que van de una a cuatro llaves. Además, la normativa, que aún debe aprobarse en Las Cortes, incorporará una serie de sanciones a aquellos propietarios que no se den de alta de la actividad turística. La falta será considerada grave y podría suponer una multa de de 6.000 y escalar hasta los 60.000 euros.

La consejera ha explicado que las viviendas que a día de hoy tienen este uso tendrán un año desde la entrada de vigor del decreto para regularizar su situación y declarar su actividad. Los apartamentos turísticos, por su parte, dispondrán de dos años para ello. "Si no lo hacen, nosotros pondremos la inspección necesaria y los controles oportunos para ello", advirtió Franco. 

Desde el principio de la legislatura, ha puntualizado la consejera, han aumentado los turistas y, por ende, sus pernoctaciones en apartamentos turísticos, con un 34% más en tres años. La estancia media que han calculado desde el Gobierno autonómico es de tres días por turista. 

El Decreto también exigirá que todas las viviendas con esta actividad deberán exhibir una placa de distinción, al igual que lo hacen el resto de alojamientos turísticos. Franco confía en que en el plazo de un año se hayan dado de alta en el registro unas 1.200 o 1.500 viviendas y para el año 2020 alrededor de las 2.000 que se calcula que existen.

Con esta regulación es la primera vez que Castilla-La Mancha legaliza las viviendas turísticas, una forma de alojarse "muy actual" y que las viviendas deberán poner a disposición de los turistas una vivienda amueblada y cumpliendo todas las prescripciones sectoriales de medio ambiente, construcción, accesibilidad, seguridad, insonorización y demás requisitos de uso turístico.