Información sobre vivienda y economía

'Hackeos domésticos': Tres consejos para sacar partido (de verdad) a tu trastero

Autor: @Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Nos da la vida si tenemos una casa pequeña pero para que sea verdaderamente útil no debe ser un tótum revolútum: hoy te contamos cómo organizar bien tu trastero de casa para que sea lo más funcional posible.

En las viviendas pequeñas, este espacio, que puede estar dentro de la casa o fuera de ella, es fundamental: allí va destinado todo lo que no usamos a diario. Pero no se trata de que el trastero sea un cajón de sastre, sino de que lo aprovechemos al máximo y sepamos dónde está colocada cada cosa para encontrarla rápidamente en caso necesario.

Por eso es necesario cierto orden y concierto. “Lo importante es que sea funcional, para sacarle partido de verdad hay que tener en cuenta tres cosas: las dimensiones del espacio, lo que vamos a almacenar y el sistema de almacenamiento”, comenta Pablo García, de Atrezo Arquitectos. 

Dimensiones del espacio

“Lo idóneo sería elaborar un plano con las medidas del espacio, ancho, largo y alto. La altura es importante para llevar el sistema de almacenaje hasta el techo”, aconseja. Como seguramente no lo hagamos, al menos, debemos fijarnos en dónde están los interruptores, enchufes y si hay punto de luz. “Para acceder, mejor una puerta corredera o que abra hacia afuera para entorpecer lo menos posible”, continúa.

¿Qué vamos a almacenar?

Tendemos a acumular más cosas de las que verdad necesitamos: que si valor nostálgico, que por si acaso alguna vez… así que conviene, antes de meter las cosas en el trastero, evaluar si realmente lo vas a utilizar. Si no, al punto limpio más cercano. “Haz una lista de lo que vas a almacenar, hay cosas que se saben en el momento de diseñar el trastero y otras que irán surgiendo”. En el trastero van a parar desde ropa, juguetes, accesorios de deporte, de playa, mantas, edredones, muebles o bicicletas…

El sistema

Dependiendo de lo que vayamos a almacenar, usaremos un sistema u otro: “Es muy importante si vamos a poner baldas o sistemas anclados a la pared que sepamos qué tipo de pared es, para ver si puede soportar esa carga y usar los tornillos y tacos adecuados”, aclara.

Lo mejor es un sistema lo más sencillo posible: “Riel en la pared con baldas de acero de suelo a techo y cajas de plástico transparentes para poder ver lo que hay en su interior. Cajas altas con ruedas en el suelo en la zona baja de las baldas, para lo más pesado. Así se pueden sacar y mover con facilidad”, añade.

Tampoco está de más disponer de una mesa de pared plegable en una de las paredes para abrirla y apoyar en ella las cajas cada vez que busquemos algo. “El techo también se puede aprovechar, usando un sistema de polea desde el cual colgar objetos. Por ejemplo, la bicicleta o el cofre del coche”, finaliza.