Información sobre vivienda y economía

Ideas de decoración: tres sistemas eficientes para tener agua caliente y calefacción más baratas

Tim Cuppett Architects
Tim Cuppett Architects
Autor: houzz

A la hora de elegir el sistema que hará posible tener agua caliente sanitaria y calefacción en casa, la eficiencia energética es la prioridad. Primero, porque sube la calificación energética de la vivienda; segundo, porque es la forma de reducir el consumo energético y la contaminación ambiental. Toca elegir un generador adaptado al tipo de vivienda, localización y a la fuente de energía disponible. Analizamos cómo funcionan los tres generadores eficientes más empleados: la caldera de condensación, la bomba de calor aire-agua y la caldera de pellet.

Caldera de condensación

Eficiencia. Su ventaja es que convierte en energía aprovechable parte del calor empleado en la combustión, que en el caso de las calderas convencionales se pierde por la chimenea de humos. De esta manera, el quemador emplea menos gas para terminar de elevar la temperatura del agua. Es decir, que la eficiencia pasa a ser del orden del 100%, lo que se traduce en un ahorro de gas del 30%.

Ventajas:

  • Al tener la posibilidad de ser mural y compacta, se puede ubicar en la cocina o el lavadero sin dificultades. Su tamaño reducido te permite encastrarla dentro de un mueble.
  • Incorporan termostato modulante –más sofisticado que el simple encendido-apagado–, para controlar qué temperatura vamos teniendo y, en función de la misma, dar órdenes a la caldera para que reduzca potencia.
  • Permiten usar emisores de baja temperatura como el suelo radiante o los radiadores de baja temperatura. Esta es otra de sus ventajas, cuando trabaja a temperaturas más bajas (50-55ºC), la caldera es más eficiente y sube su rendimiento, por eso se produce un ahorro del 30% con respecto a una convencional.
  • Es el generador apropiado para actualizar la vieja caldera, porque aprovecharás la instalación de gas existente. Su precio es accesible. Una caldera de condensación de 24 KW de gama alta, por ejemplo, puedes encontrarla por algo más de 2.000 euros. Cuando buscas máximas prestaciones en agua caliente, elige un modelo que incorpore microacumulación, que por medio de un pequeño depósito de agua caliente, permite obtener agua a la temperatura deseada al instante, lo que significa ahorro de agua y gas.

Desventaja:

La fuente de energía que emplea no es renovable ni económica –si se trata de gas propano o de gasóleo, el precio se encarece aún más.

Bomba de calor aire-agua

Eficiencia: Lo más destacado de la bomba de calor aire-agua es que emplea el aire para transferir la energía necesaria para climatizar la vivienda, una fuente de energía renovable. Además su rendimiento es altísimo: por cada kilowatio eléctrico consumido, produce de 4 a 5 KW de potencia calorífica, siendo solo 1/3 el gasto real en electricidad. La energía se emplea para calentar o enfriar un líquido refrigerante que transfiere la temperatura obtenida al sistema de distribución de agua, mediante un intercambiador de calor.

Es un sistema que trabaja a baja temperatura, ideal para suelo radiante y radiadores de baja temperatura.

Ventajas:

  • Su instalación es sencilla. El compresor se instala en el exterior, incluso en pisos. No necesita ventilación, salida de humos, ni depósitos para combustible. La unidad interior es fácil de integrar, por ejemplo, en un lavadero. En el diagrama puedes ver el sistema Altherma de Daikin, con distintas opciones para calefacción y refrigeración.
  • La reducción anual en gastos de calefacción es del 30-50%, comparándolo con sistemas a gas o gasóleo.
  • Se pueden combinar con placas solares y con geotermia.
  • Como el aire es una fuente de energía renovable, es uno de los generadores que podrá ajustarse a la normativa europea que establece que, a partir del año 2020, el 20% del consumo energético debe provenir de energías renovables.
  • Provee de agua caliente sanitaria, calefacción y refrigeración por fan coils [dispositivo formado por una batería o intercambiador de frío o calor y un ventilador], convectores de bomba de calor, suelo radiante-refrescante o radiadores dinámicos.
  • Es ideal en obras de renovación y cuando no tienes acceso a gas.
  • Se adapta a distintas necesidades; también, a potencias bajas desde 4 KW, por lo que también es apta para viviendas pequeñas.

Desventaja: La inversión inicial es elevada –el precio medio ronda los 5.000 euros.

Caldera de pellet

Eficiencia: El pellet es un combustible renovable de origen forestal, respetuoso con el medio ambiente porque emite CO2 neutro. El funcionamiento de una caldera a pellet es similar al de una caldera de gas: en el quemador, se consume el pellet y el calor generado se trasmite al circuito de agua del intercambiador. Para aumentar su eficiencia, se recomienda instalar, además, un acumulador de agua.

Ventajas:

  • El pellet se puede almacenar, pudiendo hacer uso del mismo sin interrupción.
  • Su rendimiento está en el orden del 90%.
  • Provee de agua caliente sanitaria y calefacción.
  • Funciona con emisores de baja temperatura, como el suelo radiante, fan coils y radiadores de baja y alta temperatura. Se pueden combinar con paneles solares.
  • Su empleo es automático y puede gestionarse electrónicamente y programarse a distancia. Tiene muchas horas de autonomía.
  • Es ideal para casas unifamiliares y climas fríos.
  • Su consumo es menor que una calefacción a gasóleo o a electricidad.
  • Lo más avanzado es la caldera de pellets con tecnología de condensación, que consigue un ahorro de combustible del 15% respecto a una de combustión tradicional, pues aplica el concepto de recuperación de humos, aumentando su rendimiento.

Desventajas:

  • Obliga a tener espacio de almacenamiento para el combustible, especialmente cuando se trata de calderas de potencia alta.
  • Necesita salida de humos y conexión eléctrica.
  • Su poder calorífico es más bajo que el de los combustibles fósiles –se necesitan 2,1 kg de pellet por cada litro de gas o gasóleo.
  • Su precio se ubica entre el gas y la aerotermia. Como ejemplo, una caldera a pellet de 17 KW tiene un valor aproximado de 3.200 euros.

Conclusión

Con la caldera de condensación tendrás comodidad de uso a un precio de instalación bajo. En contra, el gasto seguirá siendo elevado –depende de los precios fluctuantes del mercado.

Con la bomba de calor aire-agua, puedes tener climatizada la casa todo el año con el consumo más bajo de energía. También es el sistema más seguro, ya que no hay depósitos de combustible, ni tuberías de gas.

Con la caldera a pellet, no hay emisiones de CO2. Es el sistema indicado para casas unifamiliares.

Otras noticias en Houzz: