Información sobre vivienda y economía

Colau ultima su gran obra urbanística: las cuatro propuestas para cambiar la Meridiana

Este sería el aspecto favorito del Ayuntamiento de Barcelona para la nueva Meridiana, opción 4.
Este sería el aspecto favorito del Ayuntamiento de Barcelona para la nueva Meridiana, opción 4.

El Ayuntamiento de Barcelona ha puesto sobre la mesa cuatro propuestas para urbanizar la avenida Meridiana, una de las arterias más importantes de la Ciudad Condal. El proyecto reformará el tramo que va de la calle Aragón a Fabra i Puig, la zona más contaminada y problemática de la vía. Con un proceso participativo de sus vecinos, se decidirá cómo lavar su imagen y lograr una avenida con más zonas verdes, más transporte público, mejor calidad del aire, más ocio y, en definitiva, una calle para sus vecinos.

En la mesa de debate han participado con el consistorio todas las asociaciones de vecinos y colectivos que confluyen en la zona para definir entre todos la nueva Meridiana, y dejar lejos la autopista urbana que es ahora.

El Ayuntamiento ha expresado que su favorita es la que elimina uno de sus carriles de acceso a la ciudad (opción 4), idea que ampliaría las aceras pero reduciría el espacio para los vehículos que llegan a la Barcelona desde el Vallés, la zona noreste. Su ancho actual de calzada es de 3 carriles más un carril bus por sentido. En total, ocho raíles que dan una presencia excesiva a los vehículos y aísla demasiado a los vecinos de un lado a otro de la calle. 

La Meridiana es una de las avenidas más importantes de Barcelona. Su nombre se lo debe al meridiano terrestre que pasa entre Dunkerque y Barcelona, la línea imaginaria que calcula los husos horarios. La calle es una de las más concurridas de la ciudad, atravesando 16 barrios: empieza a los pies del parque de la Ciudadela, pasa por el Teatro Nacional de Cataluña, la torre Agbar, el famoso Hipercor del atentado terrorista de los 80 y acaba en los límites de la ciudad, de los accesos más congestionados, el cruce de las autopistas C-33, C-58 y la autovía C-17.

El anterior gobierno municipal lavó la cara a la Diagonal, el paseo Sant Joan y General Mitre, y para Colau esta sería su gran obra urbanística desde que entró en la alcaldía. Según el calendario marcado, esperan comenzar las obras en 2018.

Para la reforma de la Meridiana, estas son las opciones que plantea el Ayuntamiento y el coste de cada una de ellas:

Opción 1: 7,6 millones

No modificaría el ancho de las aceras, pero redibujaría los ocho carriles para disponer de un carril bici central de 4,5 metros sin árboles, muy similar al que recorre el Paseo Sant Joan

Escenario 1
Escenario 1

Opción 2: 12,9 millones

Mantendría también número de carriles, dejando intacto el tamaño de aceras, pero los dos carriles centrales pasarían a ser un carril bici con más protagonismo, de 8,5 metros y con 550 árboles. 

Escenario 2
Escenario 2

Opción 3: 14,2 millones

Sería muy parecido al actual aspecto de otra arteria vital de la ciudad, la Diagonal. Contaría con una calzada central con dos carriles para vehículos por sentido y dos calzadas laterales de dos carriles cada una, una destinada al transporte público. Sendas calzadas se dividirían por carriles bici de 3,6 metros más un arbolado.  

Escenario 3
Escenario 3

Opción 4: 11,5 millones

Esta cuarta es la favorita  del Ayuntamiento. Iría en dos fases. Suprimirían un carril, dejando tres de entrada a la ciudad y cuatro de salida. El carril central ocuparía 6,7 metros y se destinaría a las bicis y a una hilera de 550 árboles. 

Escenario 4
Escenario 4