Información sobre vivienda y economía

El arte del Hotel Ritz a subasta: desde tapices a muebles de la suite de Alfonso XIII

Si uno piensa en un hotel de lujo característico de Madrid, el nombre que inevitablemente se materializa en su cabeza es el Ritz. Si sus paredes hablaran nos relatarían las historias y vivencias de los personajes de las más altas esferas.

Y es que, aunque sus dorados muros han dado cobijo durante más de cien años a personalidades del calibre de Nelson Mandela o Frank Sinatra, ha llegado la hora de un lavado de cara. Ya lo dijo Darwin, “renovarse o morir”.

Pero para ese cambio de ‘look’ es necesario deshacerse de lo ‘viejo’, así que el icónico hotel, de la mano de la casa de subastas Ansorena, sacará a puja un pedacito de su historia los días 7, 8 y 9 de mayo en la Fundación Carlos de Amberes, en el número 99 de la calle Claudio Coello.

“Saldrán a subasta todo tipo de piezas del hotel. Desde jarrones con decoración oriental o grabados que tienen un precio de 30 euros, hasta un tapiz del siglo XVII, cuyo precio inicial es de 20.000 euros”, explica Luis Pradillo, director de subastas de Ansorena.

Lámparas, sillones, estatuas, grabados, tapices o cuadros, son solo unas de las muchas piezas por las que podrán pujar los que asistan a la subasta. “Las piezas más importantes salen en lotes individuales como los tapices, pero para los objetos más pequeños, como pueden ser las habitaciones, hemos hecho lotes de cuatro piezas que incluyen la mesa, la silla, la lámpara, etc..”, detalla Pradillo. “Hay 1.500 lotes y unas 4.000 piezas individuales”, añade.

Una abundante cantidad de objetos a subasta que antaño forjaron el ADN de uno de los hoteles más emblemáticos de Madrid. Entre las piezas a subastar se encuentran el lote de la suite de Alfonso XIII, compuesto por los sofás, la cómoda, la mesa y los apliques, los pianos con los que tocó Frank Sinatra en su estancia en el Ritz o el juego de caviar, con los platos en madreperla, que Imelda Marcos regaló al hotel en una de sus visitas.

“Los objetos de cobre -sartenes, ollas, etc.- que ataño fueron utilizados para cocinar y que aún conservan las letras del Ritz grabadas, son los que más interés están generando”, expone el director de subastas. “También, es destacable que las piezas del bar, que artísticamente no tienen mucho que decir, están generando fervor, ya que el bar del Ritz es una parte muy icónica, casi legendaria, del hotel”, añade.

En la estancia que la Fundación Carlos de Amberes ha destinado al bar se pueden apreciar fotografías de algunos de los personajes emblemáticos que visitaron el Ritz. “Estando en el bar, a Dalí se le cayó una gota de su sangre en el cóctel y eso dio origen a una nueva tipología de bebida”, narra como anécdota Pradillo.

Una subasta para todos los públicos

Cualquier persona interesada puede hacerse con un poquito de la historia del Ritz, y no solo por el precio de las piezas, que parte de los 30 euros, sino que la entrada es libre, puede acudir y pujar cualquier persona que lo desee. “El único requisito es que esté registrada en Ansorena”, detalla Pradillo. Si te gustaría ir a por tu ‘trocito del Ritz’, pero no puedes personarte, no te preocupes, la subasta se puede hacer por teléfono y online.

La subasta del hotel Ritz ha despertado un gran interés en el público. A parte de que se espera un mayor número de pujantes, las puertas de la Fundación Carlos de Amberes están abarrotadas de personas que quieren ver por última, o por primera, vez las piezas. Y es que, todo el mundo quiere decir adiós a los objetos que forjaron la identidad del Ritz, tal y como lo conocemos.

“El Ritz va a seguir ahí, pero los tiempos cambian y todo requiere su actualización”, concluye Pradillo.

Ver más noticias de: 
MadridHotel ritzSubastaArte