Información sobre vivienda y economía

Así serán las políticas para vivienda que propone la Generalitat para 2017

Cuando Oriol Junqueras, vicepresidente y conseller de Economía del Govern catalán, hizo públicos los presupuestos de la Generalitat quiso poner énfasis en que eran "los más sociales de la historia". Esto se debe a un incremento de gasto de 1.170 millones de euros en partidas que, desde el Ejecutivo, consideran de carácter social. Entre ellas, una de las necesidades prioritarias es atender a las políticas de vivienda. Para sostener estas ayudas, incluye una serie de propuestas fiscales con la que ingresar 180,3 millones de euros anuales.

El texto redactado para los presupuestos de la Generalitat 2017 recoge esa voluntad social con tal de ser aprobado por todos los grupos parlamentarios y no volver a encontrarse en la tesitura del 2016, que se quedó al desamparo de unas cifras oficiales y tuvieron que prorrogar las cuentas del 2015. Es por eso que para el próximo ejercicio, el Gobierno catalán ha querido ganarse la confianza de toda la cámara con medidas que atiendan a la demanda social.

Reducir pisos vacíos, regular pisos turísticos

Una de las medidas más urgentes es en materia de vivienda. Muestra de ello es haberle dado relevancia sacándola de Territorio y Sostenibilidad e incluir su competencia a la consejería de Gobernación y Administraciones Públicas ¿Pero qué políticas quiere llevar a cabo el Ejecutivo catalán en vivienda? Aquí recogemos los tributos que la Generalitat espera poner en marcha para el futuro año una vez se aprueben sus presupuestos:

Impuesto para pisos vacíos. No es una tasa nueva, pero la reformulan con tal de mejorar su gestión y movilizar los pisos en desuso. La intención de este tributo es que, para que sea de carácter social, dejaría al margen a los propietarios particulares. Es decir, aquellas viviendas inferiores a 350m2 no sufrirán este impuesto, sino que afectará a grandes tenedores de vivienda. Así, el número de contribuyentes pasará de 195 a 60. Debido a este ajuste, se prevé una pérdida en la recaudación de 337.417 euros anuales. El total estimado que recibirán, en cambio, serán unos 10,9 millones de euros.

Impuesto sobre alojamientos turísticos. Que Cataluña es una zona con una fuerte demanda turística es una realidad. De la misma forma, la vivienda vacacional gana peso como opción entre sus visitantes. Regular la actividad de las viviendas turísticas era una necesidad para estar en línea con otras regiones europeas. Por eso, este tributo ya existente también sufre cambios en la propuesta del Govern. Las dos principales novedades son las tarifas para pisos turísticos y, también, para cruceristas que pasen menos de 12 horas en Barcelona. La primera pasa de 0,65 euros la noche a 2,25 euros. Para el segundo grupo de turistas se les cobrará 0,65 euros por estar menos de doce horas en tierra catalana. 

También, se creará la figura del "asistente en la recaudación" para hacer de fiscalizador de esas empresas u operadores de plataformas tecnológicas que sean intermediario entre el turista y el propietario del establecimiento. Se introduce, a la vez, un régimen de sanciones dentro de esta medida fiscal y que hasta ahora se regía por la Ley General Tributaria. Estas infracciones tendrán una horquilla de 300 a 2.000 euros de pago, aunque las acciones a multar aún están por especificar. Las modificaciones tendrían vigencia a partir de 1 de abril y esperan recaudar 7,6 millones de euros al año.

Cambios en los impuestos cedidos

Respecto a las deducciones vigentes y otros impuestos cedidos por el Gobierno central se plantean modificaciones:

IRPF. La novedad en este impuesto para políticas de vivienda es que el Govern modificará el porcentaje de deducción por inversión en vivienda habitual, incrementado del 9% y establecido por la compra de un inmueble antes del 30 de julio de 2011. Los contribuyentes lo podrán seguir disfrutando siempre y cuando no superen el tope de 30.000 euros de base imponible para el IRPF. Para los que superen este umbral se les aplicará el 7,5%.

TPO. El impuesto para transmisiones sufrirá un cambio. En lo que a inmuebles se refiere, para los pisos de segunda mano se aprueba una tarifa progresiva a partir de un millón de euros con un tipo impositivo del 10% para los primeros 1.000.000 euros y del 11% para los que superen ese valor. También, se bonificará el 99% de alquileres de viviendas destinadas a alquiler social. 

¿Qué propone la oposición?

Para evitar el fracaso de 2016, las medidas presentadas por el Govern necesitan el consenso de la cámara catalana. Parece que la complejidad de encaje solo recae en el grupo independentista CUP, pero la oposición del Parlament, Ciutadans, también ha reconsiderado insuficiente el proyecto del equipo de Puigdemont. Ciutadans, en declaraciones a idealista/news, considera que en Cataluña hace falta "redefinir el marco tributario en materia de vivienda para que hubiera un cambio de modelo de promoción y acceso".

Algunas de las medidas que propone Ciutadans desde la opisición son una mayor transparencia del sector inmobiliario con tal de evitar una nueva burbuja, revertir la recaudación de tasa turística en la creación de un parque de viviendas asequibles, marcar un objetivo de 300.000 viviendas públicas para 2025, incentivar a los propietarios que ofrezcan contratos de alquiler de larga duración o crear un distintivo de calidad para aquellas empresas o portales inmobiliarios que ayuden a contener la espiral de subidas de precios.