Información sobre vivienda y economía

CEOE: "A los empresarios nos preocupa la deuda pública y el rigor presupuestario"

APIE
APIE

España va muy bien, pero debe hacer frente a muchos retos pendientes. Éste es el mensaje que ha lanzado el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, durante unas jornadas financieras celebradas en Santander.

El primer espada ha recordado durante su comparencia el cambio brutal que ha dado la economía en los últimos años. "Veníamos de una crisis tetremenda, con la destrucción de miles de empleos y empresas. Y ahora estamos creando medio millón de puestos de trabajo al año, las empresas se han internacionalizado, somos el segundo país que más exporta de Europa después de Alemania y cada vez estamos apostando más por la colaboración público-privada. Lo quiero decir muy alto: España está bien y nuestras empresas están mucho más preparadas que antes, a pesar de que hay una desaceleración económica", ha explicado.

En esta recuperación, que ha sido el mayor caso de éxito de Europa según la gestora Pimco, han influido distintas variables, como el fuerte crecimiento del PIB mundial, un petróleo barato que ha ahorrado miles de millones de euros y a los bajos tipos de interés que ha mantenido el Banco Central Europeo (BCE), y que solo en 2018 han supuesto un ahorro de más de 43.000 millones de euros en intereses a las familias y las empresas, según Bankia.

Sin embargo, los empresarios reconocen que están preocupados por algunos de los retos que se nos vienen encima, entre ellos reducir la deuda pública, cumplir con los compromisos presupuestarios, buscar soluciones al problema de las pensiones y reducir la maraña normativa que lastra la actividad empresarial. Todo ello sin olvidar la digitalización y las tensiones puntuales en Cataluña.

Garamendi ha insistido en que el repunte de la deuda pública no ha tenido un color político claro, ya que, a final del mandato del popular José María Aznar, su peso se situaba en el 33% del PIB, mientras que con el socialista José Luis Rodríguez Zapatero se quedó alrededor del 66% y con Mariano Rajoy alcanzó el 97%. Actualmente, y ya con Pedro Sánchez como presidente, la deuda pública ronda el 98% y se sitúa en máximos históricos en términos de volumen total. Desde diferentes organismos creen que podríamos tardar cerca de 20 años en reducir el endeudamiento hasta el nivel del 60% del PIB que busca Bruselas.

"Seguimos teniendo el problema de Cataluña, que sigue ahí y es una tristeza; mientras que otro elemento importante es la unidad de mercado y evitar los solapes normativos, que son una locura para las pymes, con el fin de que se desarrolle bien nuestra economía", ha aclaro Garamendi, quien ha añadido que también está "el reto de la digitalización y la globalización, para el que no estamos preparados; así como retomar los acuerdos en el Pacto de Toledo en materia de pensiones, que es uno de los temas más importantes que tenemos los españoles encima de la mesa".

Fuera de nuestras fronteras, otros factores que pueden afectar a España son las tensiones comerciales y geopolíticas entre EEUU y China, así como el proceso del Brexit y la desaceleración de algunos de nuestros principales socios comerciales, como Alemania y Francia (son los mercados a donde más exportamos).