Información sobre vivienda y economía

Moody's presiona a la banca española: rebaja la perspectiva de su rating por soltar poco lastre inmobiliario

Pixabay
Pixabay
Autor: Redacción

Nuevo palo para los bancos españoles. Después de que el Banco Central Europeo (BCE) anunciara que no subirá los tipos de interés al menos hasta el próximo verano e incluso dejara la puerta abierta a situar el precio del dinero en negativo, ahora la presión llega de manos de una de las agencias de calificación crediticia más poderosas del mundo.

Y es que Moody's ha decidido rebajar en bloque la perspectiva del rating del sector financiero doméstico, que pasa de ser positiva a estable. 

En concreto, la firma estadounidense explica su decisión argumentando que los bancos están dispuestos a reducir sus existencias de activos no rentables más lentamente a medida que van soltando lastre y van reduciendo el peso inmobiliario de su balance. 

 

"Es poco probable que la venta de activos para el año coincida con los muy altos volúmenes alcanzados en 2018, cuando los bancos más grandes vendieron la mayor parte de los activos fácilmente vendibles", opina Alberto Postigo, vicepresidente y director de crédito de Moody's.

No podemos olvidar que en los últimos dos años el sector financiero ha vendido más ladrillo que nunca. En 2017 se deshizo de unos 51.000 millones de euros entre inmuebles adjudicados y préstamos dudosos, mientras que el año pasado la cifra de ventas prácticamente se duplicó, tras situarse alrededor de los 90.000 millones de euros. Y los grandes fondos de inversión internacionales han tenido un peso muy destacado en estas transacciones. Según los cálculos de Axis Corporate, solo Cerberus, Blackstone y LoneStar han acaparado dos tercios del volumen total. 

Esta decisión, sin embargo, de momento no hace peligrar la calificación de la banca española, ya que su perspectiva se mantiene estable y no es negativa, lo que deja entrever una rebaja de rating futura. De hecho, la agencia de calificación espera que otros fundamentos crediticios del sector, entre ellos el capital, la financiación, la liquidez o la rentabilidad, se mantengan sin cambios en líneas generales.

Según resalta el informe de la agencia, "es poco probable que las condiciones de financiación y de liquidez cambien mucho durante el período de las perspectivas. Si bien las necesidades de financiación mayorista de los bancos españoles han disminuido desde 2011 debido al desapalancamiento de los clientes, el aumento de la demanda de crédito puede limitar cualquier declive adicional". Acerca de la rentabilidad, destaca que "probablemente se mantendrá en los modestos niveles actuales" y añade que "el aumento de las comisiones y los ingresos por comisiones ayudarán a contrarrestar una disminución en los ingresos netos por intereses". 

Por otro lado, Moody's sostiene que el crecimiento económico sólido de España, que seguirá siendo uno de los más fuertes de Europa a pesar de la ralentización, va a ser fundamental para que el entorno operativo se mantenga estable. 

Entre las malas noticias a las que tendrá que hacer frente el sector bancario en los próximos meses está la decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que se conocerá en septiembre sobre la posible abusividad del índice IRPH de las hipotecas, cuyo impacto podría dispararse por encima de 40.000 millones de euros, según Goldman Sachs, así como a la primera caída de beneficios desde el peor momento de la crisis que prevén los analistas para este año.