Información sobre vivienda y economía

Las insolvencias empresariales crecerán un 30% en España este año, más que la media mundial

La composición sectorial de la economía española está detrás de esta diferencia, según Crédito y Caución

Freepik
Freepik
Autor: Redacción

El mundo empresarial se prepara para una avalancha de insolvencias en lo que queda de año como consecuencia del impacto de la crisis del coronavirus. Y España estará entre los países más afectados.

Esta es la lectura que podemos extraer del último informe publicado por Crédito y Caución, que estima que las insolvencias podrían aumentar un 30% en nuestro país, cuatro puntos por encima de la media mundial.

Según la compañía, esta diferencia se explica por la composición de la economía doméstica, con un peso muy elevado del sector turístico, y a otros factores como el reducido tamaño empresarial o al largo confinamiento decretado por el Gobierno (el estado de alarma entró en vigor el 14 de marzo y terminó el 21 de junio).

La previsión de un fuerte crecimiento de las insolvencias coincide con otro pronóstico preocupante: el Banco de España calcula que hasta un 70% de las empresas podrían tener problemas de liquidez en los próximos meses, aunque no todos los casos acabarían en un proceso concursal. La agencia de calificación crediticia Moody's, por su parte, ya adelantó a principios de verano que más de la mitad de las empresas españolas a las que analiza de forma habitual corren el riesgo de sufrir una bajada de rating en un plazo máximo de 18 meses y alertaba del posible repunte de las insolvencias, así como del fuerte incremento de la deuda de las empresas. 

Y, según Crédito y Caución, el motivo de que todavía no se hayan producido apenas insolvencias es que se mantienen en vigor las ayudas que han aprobado los principales países del mundo para frenar el impacto del covid-19. En los siete primeros meses del año, por ejemplo, en España se han producido 2.266 insolvencias, casi un 20% menos que un año antes, según Axesor.

"Durante el primer semestre, las medidas adoptadas por los gobiernos han reducido el incremento esperado de las declaraciones de quiebra modificando los umbrales de presentación, reduciendo la capacidad del deudor para forzar la quiebra o proporcionando suficiente apoyo financiero para retrasar su presentación. Sin embargo, a medida que los programas de apoyo empiezan a expirar, es previsible que el número de solicitudes de insolvencia empresarial aumente rápidamente", explica el estudio, que relaciona el aumento de las quiebras con la recesión histórica que registrará el mundo desarrollado este año, con China como única excepción.

Con este panorama sobre la mesa, la aseguradora de crédito asegura que "la profundidad y duración de esta recesión vendrán determinadas por la capacidad de las distintas economías para gestionar las regulaciones sanitarias, evitar los confinamientos y desarrollarse en un contexto de distanciamiento social". De momento, y aunque organismos como el BCE alertan de que la recuperación será incierta, incompleta y desigual, según los sectores de actividad y los países, todo apunta a que en 2021 la economía recuperará buena parte de lo perdido por la pandemia. En el caso de España, por ejemplo, se espera una contracción del PIB cercana al 11% en 2020 y rebote de un 7% durante el próximo ejercicio. 

Pero la dependencia del sector turístico provocará que España, al igual que los países europeos del sur (Portugal, Italia, Grecia e incluso Francia), sufran un impacto mayor que los países del centro continental, donde los servicios tienen un peso menor en la economía. Según el Banco de España, la actividad del sector comercio, transporte y hostelería supone casi un 24% del PIB doméstico, mientras que en Alemania representa menos de un 18%.

"Alemania, Dinamarca, Austria y los Países Bajos, que dependen en menor medida de este sector, han logrado contener mejor los nuevos rebrotes y sus economías parecen adaptarse mejor a las restricciones de distanciamiento social", aclara la aseguradora de crédito, que sitúa a Alemania y Suiza entre los países donde menos van a crecer las insolvencias, mientras que EEUU, Hong Kong y Turquía experimentarán los mayores incrementos este año.