Información sobre vivienda y economía

La llegada del covid-19 hundió un 52% la actividad de la construcción en España, el doble que en Europa

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

La llegada del coronavirus y las medidas de confinamiento y restricción que puso en marcha el Gobierno para frenar su expansión redujeron a menos de la mitad la actividad de la construcción en España.

Este es el cálculo que ha realizado el Banco de España en el Boletín Trimestral de la Economía Española, un documento que hace especial hincapié en el impacto de las primeras semanas de estado de alarma (esto es, las dos últimas de marzo), y que sitúa a la construcción entre los sectores de actividad más afectados por el confinamiento, con un desplome del 52% respecto al periodo precrisis sanitaria. 

Esta contracción más que duplica el descenso que sufrió de media la construcción en Europa (-25%) y saca varios cuerpos de ventaja al recorte que sufrió el sector en Italia (-38%). Solo nos supera Francia, donde la actividad de la construcción se hundió un 85%, según el supervisor financiero, que se basa en datos de la oficina de estadísticas comunitaria Eurostat.

Además, España es el país donde la construcción tiene mayor peso en la economía, con un 6,5% (en Alemania y en el conjunto de Europa supone un 5,5% del PIB; en Italia, un 4,3%; y en Francia, un 5,8%). Este peso, sumado al de otros sectores como el turismo, hace que nuestro país registre algunas de las peores previsiones económicas. Seremos, según el FMI y la OCDE, una de las economías desarrolladas que más se contraerá este año.

"El comportamiento de la construcción durante el período de confinamiento ha sido especialmente heterogéneo. La caída de la actividad de este sector con respecto al nivel previo a la crisis habría alcanzado el 85% en Francia y algo más del 50% en España. En Alemania, en cambio, la actividad aumentó durante el primer trimestre, en un contexto climatológico favorable", asegura el Banco de España.

El organismo liderado por Pablo Hernández de Cos detecta diferencias entre los socios europeos y sostiene que "aunque la crisis sanitaria es una perturbación con un origen común, sus efectos a corto plazo han sido diferentes en cada uno de los países miembros de la Unión Económica y Monetaria (UEM). Estas asimetrías reflejan no solo la distinta intensidad con la que la pandemia se ha manifestado en cada territorio, sino también las particularidades de las medidas de contención, las diferencias en la estructura productiva, la orientación exportadora de las economías y su participación en las cadenas globales de valor en un contexto de crisis mundial".

Entre los datos que aporta el supervisor financiero, más allá de la actividad de la construcción, está la diferente evolución de los principales indicadores bursátiles (mientras el Ibex ha recuperado en torno al 20% desde los niveles mínimos de marzo, el Eurostoxx 50 -que agrupa a las 50 mayores compañías de Europa- ha subido un 32%). Y es que el parqué español se ha visto arrastrado por el mal comportamiento de bancos y empresas de transporte y turismo, cuyo peso en el selectivo es superior al de otras plazas.

Otro ejemplo es el de la actividad del sector comercio, transporte y hostelería en España, cuyo desplome durante el confinamiento fue del 71%, frente al 22% que cayó en Alemania, al 53% de Francia o al 61% de Italia. Además, en la economía doméstica el peso de esta actividad supera con creces al que registran las principales potencias europeas: mientras en España supone casi un 24% del PIB, en Alemania y Francia representa menos de un 18% y en Italia, un 21,6%.

Así, durante las dos últimas semanas de marzo la contracción del PIB español alcanzó el 34%, según las estimaciones del Banco de España, en línea con Italia, y dos puntos más que en el caso de Francia. Alemania, por su parte, sufrió un parón económico equivalente al 13% de su PIB, aunque también es cierto que la principal potencia comunitaria puso en marcha las medidas de confinamiento varios días después.

"El inicio del confinamiento estricto en marzo podría situarse en el día 22 en Alemania, el 17 en Francia, el 10 en Italia y el 16 en España, si bien algunas medidas de contención fueron introducidas con anterioridad a esas fechas, de manera escalonada y no siempre afectaron al país en su conjunto", concluye el organismo.

En este segundo trimestre, el Banco de España prevé una contracción económica inédita (cercana al 20%), y una tasa de paro cercana al 20%, mientras que para el conjunto de 2020 la hoquilla está entre el -9% y el -15%, en función de si hay nuevos rebrotes de covid-19, de si se toman nuevas medidas de restricción y de cómo evolucionen las empresas y el consumo en los próximos meses.