Información sobre vivienda y economía

Fin del estado de alarma: qué cosas se pueden hacer a partir del 9 de mayo

Una calle de Valencia capital durante la cuarentena / Gtres
Una calle de Valencia capital durante la cuarentena / Gtres
Autor: Redacción

El 9 de mayo acaba el estado de alarma decretado el pasado 25 de octubre por el Gobierno central para controlar la expansión de la pandemia. La intención del Ejecutivo es no prolongarlo y por lo tanto existen algunas normas que dejarán de estar vigentes, a no ser que la regulación de las propias CCAA permitan seguir estableciendo estas medidas de control. Repasamos las cuatro restricciones más importantes que desaparecerán si la Administración no lo evita:

  1. Toque de queda: la suspensión de la libertad de circulación de las personas en horario nocturno. 
  2. Cierre perimetral: la limitación de las entradas y salidas de las comunidades autónomas
  3. Reuniones: la prohibición de reuniones de más de seis personas tanto en espacios públicos como privados.
  4. Aforos lugares de culto.

Cabe recordar, que una vez decaiga el estado de alarma será el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, compuesto por el Ministerio de Sanidad y los consejeros de cada CCAA, los encargados de tomar las decisiones que correspondan para combatir el coronavirus.

Una circunstancia a tener en cuenta a la hora de tomar cualquier tipo de decisión será el porcentaje de población que esté vacunada antes del 9 de mayo. Las previsiones hablan de un 10%, unos cinco millones de españoles, pero los problemas surgidos con Astrazeneca y con Jansen en Estados Unidos podrían retrasar este objetivo. 

Pero ¿qué medidas pueden tomar las CCAA?

Europa Press ha consultado a varios expertos que han desgranado lo que pueden hacer y lo que no las comunidades autónomas una vez finalice el estado de alarma, según declaraciones recogidas por El Economista. En este sentido, la mayoría coincide en señalar que sólo podrán adoptar medidas ordinarias en materia de sanidad. En este sentido, sí es cierto que  dejan una ventana abierta a la aplicación de medidas más restrictivas y que pueden afectar y limitar derechos fundamentales, pero sólo en casos muy definidos e individualizados valiéndose de la Ley Orgánica de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública de 1986.

Esta ley en su artículo tres señala que con el fin de controlar las enfermedades transmisibles, la autoridad sanitaria, además de realizar las acciones preventivas generales, podrá adoptar las medidas oportunas para el control de los enfermos, de las personas que estén o hayan estado en contacto con los mismos y del medio ambiente inmediato, así como las que se consideren necesarias en caso de riesgo de carácter transmisible.

Si se toma como referencia el artículo de esta ley, los expertos afirman que se podrán producir cierres perimetrales de ciudades, pero nunca de toda una comunidad autónoma. Además, apuntan a que esta medida debería de contar con un respaldo de los tribunales. En resumidas cuenta, la situación será parecida a la vivida en el anterior verano, cuando los gobiernos autonómicos sí que podían, por ejemplo, restringir horarios comerciales y de hostelería, pero nunca cerrar la región.