Información sobre vivienda y economía

Las propuestas de los técnicos de Hacienda para redistribuir la riqueza y luchar contra el fraude

Autor: Redacción

El Sindicato de los Técnicos de Hacienda (Gestha) tiene muy claro que las reformas que ha acometido España en materia fiscal en los últimos años no son suficientes como para corregir los efectos colaterales de la crisis. Y eso es, precisamente, lo que pide a los partidos políticos de cara a las Elecciones Generales del 20D.

Gestha considera que nuestro país debe llevar a cabo más reformas que consigan garantizar una redistribución equitativa de los ingresos para poder acabar, por ejemplo, con el empobrecimiento que ha sufrido la población entre 2009 y 2014 y la consiguiente desaparición de buena parte de la clase media.

En su opinión, es necesaria una oleada de nuevas medidas que palíe el desplome de casi el 13% de los ingresos tributarios desde 2007, el aumento en 60.000 millones de la economía sumergida y el incremento del número de trabajadores que se encuentran bajo el umbral de la pobreza. Para dar la vuelta al escenario, asegura Gestha, hay que reducir la economía irregular hasta el nivel del resto de países de la UE y acompañar esa estrategia por una mayor y mejor recaudación de impuestos (modificando los actuales y eliminando bonificaciones). Así es como se lograría este objetivo:

1. Poner en valor la economía sumergida

De momento, no hay forma de saber cuál es la verdadera economía sumergida en España. Los últimos estudios apuntan a que el dinero negro podría suponer en España alrededor de 190.000 millones de euros (cerca del 19% del PIB doméstico) frente a los más de 250.000 millones que había ocultos en 2012 (una cuarta parte del PIB), aunque todo son estimaciones. Por esta razón los Técnicos de Hacienda piden la elaboración de informes oficiales a través de expertos independientes que pongan sobre la mesa las cifras de la economía sumergida y el fraude fiscal y laboral que soporta España. Tambiéb piden disgregar los datos por territorios, sectores económicos e impuestos para que sean lo más transparente posible.

2. Unión administrativa contra el fraude

La segunda propuesta de Gestha es una mayor coordinación entre las Administraciones Públicas para luchar de forma más eficaz contra el fraude. Es decir, que Estado y Comunidades Autónomas colaboren de forma efectiva y unida. Además, pide la puesta en marcha de una base de datos fiscales única, a la que puedan tener acceso todos los que trabajan en el control tributario. Sin excepción.

3. Presionar a la banca para que colabore

Otra de las medidas más efectivas sería presionar a las entidades financieras que operan en paraísos fiscales a través de filiales que compartan información sobre las personas físicas o jurídicas titulares de productos financieros, así como identificar a las personas que utilicen tarjetas bancarias (débito o crédito) en nombre de sociedades, fundaciones o entidades cuyos pagos se cargan en cuentas del extranjero para poder seguir el rastro. En caso de no colaborar, se podría retirar la licencia bancaria e incluso pedir a la Fiscalía que denuncie a aquellas entidades que colaboren en la evasión fiscal. El motivo de presionar al sector financiero no es otro que vigilar de cerca a las grandes empresas y las fortunas, responsables de tres cuartas partes de la evasión fiscal en España.

4. Limitar la participación en las sicavs

Las sicavs son los vehículos de inversión de los grandes patrimonios que gozan de una tributación muy laxa. Por ejemplo, toda sicav, aun siendo una persona jurídica, paga un 1% de Impuesto de Sociedades, mientras que cualquier empresa debe soportar un gravamen del 28%. Y recordemos que en nuestro país hay actualmente 3.370 sociedades de este tipo, lo que, según Gestha, podría estar ayudando a las grandes fortunas a eludir el pago de impuestos. ¿Qué hacer entonces? Su propuesta es modificar la Ley y Reglamento de Instituciones de Inversión Colectiva (que es la norma que regula las sicavs) para introducir un nuevo requisito: limitar la participación en una sicav a una horquilla de entre el 2% y el 5% del capital.

5. Crear un impuesto sobre la renta más progresivo

Otra de las medidas que propone es la de crear un sistema de recaudación de IRPF más equitativo. Para ello propone, entre otras cosas, aumentar el número de tramos de la tarifa del IRP, eliminar las reducciones de la base imponible de las aportaciones a planes de pensiones y sustituirlas por una deducción en cuota, así como reducir la dualidad fiscal de la renta, que favorece la tributación de la renta del capital frente a la tributación de la renta general (trabajo, actividad económica y rentas inmobiliarias).

6. No hacer distinciones entre grandes y pequeñas empresas

El sindicato recuerda que la tributación efectiva de las empresas (es decir, el tipo medio de gravamen) va disminuyendo conforme las empresas son más grandes. “La explicación de este contrasentido está en que las grandes empresas pueden acceder a servicios de asesoría fiscal muy especializados para aprovechar al máximo todas las posibilidades que tienen para reducir su factura fiscal”, alerta Gestha.

Sus cálculos apuntan a que las pymes tributan a un 14,9%, mientras que las grandes empresas lo hacen a un 6%. Por eso, recomienda nivelar el tipo medio efectivo del Impuesto de Sociedades, independientemente del tamaño que tenga la compañía. “Elevar el tipo nominal en cinco puntos a las empresas que tengan un beneficio anual superior al millón de euros permitiría recaudar 13.000 millones de euros adicionales a las arcas públicas”, recuerda.

7. Redefinir los impuestos medioambientales

Otra de las peticiones del organismo es redefinir la cantidad de impuestos medioambientales que hay vigentes para acoplarla al principio europeo de quien contamina paga. ¿Y qué hacer en este terreno? Según Gestha, el Impuesto de Matriculación que deben pagar todos los vehículos debería tener en cuenta las emisiones de CO2, partículas y otros elementos contaminantes. También contempla eliminar cualquier tipo de exención y reducción del impuesto especial de determinados medios de transporte.

Hace unos días, el Instituto de Estudios Económicos ya alertó de que España es uno de los países de la Unión Europea donde los impuestos medioambientales menos peso tienen sobre los ingresos tributarios. Somos el sexto país con el peor registro de todo el Viejo Continente, empatado con Luxemburgo.

8. Reorganizar y reforzar la Agencia Tributaria

Los Técnicos de Hacienda se quejan de que el 80% de los recursos de la Agencia Tributaria se dedica a investigar a particulares y pymes, lo que apenas deja margen para actuar contra el gran fraude (y eso que, como hemos visto antes, tres cuartas partes de la evasión fiscal están vinculadas a grandes corporaciones y fortunas). Por ello, proponen la creación de un Cuerpo Superior Técnico de Hacienda que pueda aumentar las actuaciones de control tributario y aduanero, así como de las subvenciones y las ayudas públicas. “Mejoraría el control del gasto público, ya que se conseguiría una mejora en la eficacia para prevenir y reducir el fraude y el déficit público”, recuerda el organismo.

Además, Gestha exige equiparar la plantilla de la Agencia Tributaria española a la media de otros países de la UE. Mientras en nuestro país hay un trabajador de Hacienda por cada 1.928 habitantes, en Francia hay 860; en Alemania, 729 y en Luxemburgo, 551. A medio y largo plazo, serían necesarios unos 26.000 funcionarios para intensificar la economía sumergida y evitar el fraude fiscal.