Información sobre vivienda y economía

El pánico a la muerte… y a Hacienda: los casos famosos de fraude destapados aumentan el miedo al fisco

Gtres
Gtres
Autor: Carlos Salas (colaborador de idealista news)

Churchill decía que la democracia es el sistema en el cual si suena el timbre a las seis de la mañana no es la policía sino el lechero. También se podría decir que la democracia europea es el sistema en que si te llega una carta de Hacienda, no es para felicitarte las Navidades: es un requerimiento.

Hacienda siempre ha producido un enorme temor entre los españoles entre abril y junio, la fecha de la campaña de la Renta. Pero ahora dura más: el incremento de la lucha contra el fraude, la acumulación de registros en los gigantescos ordenadores, el cruce de datos y la campaña de la regularización fiscal de 2012, ha aumentado la sensación de que el fisco puede intervenir para investigarnos en cualquier momento del año.

Conoce todos nuestros movimientos

La lista de famosos ‘destapados’ por Hacienda en los últimos años ha aumentado esa sensación. Desde el ex ministro de Economía y vicepresidente económico, Rodrigo Rato, hasta el sindicalista más vitoreado en Asturias, José Ángel Fernández Villa. No hay cargo ni poder que se le resista a la inspección de Hacienda.

En 2014 la lucha contra el fraude llegó levantar hasta 12.000 millones de euros: eso es el 1,2% del PIB. Un record del que Hacienda propagó por todos los puntos cardinales para dejar claro que cada vez había menos agujeros donde esconderse. La última cifra rompe todos los esquemas: más de 15.664 millones de euros en 2015, un 27% más de fraude fiscal detectado.

Todo eso hace pensar al ciudadano: el próximo puedo ser yo. Pero no porque necesariamente sea un defraudador, sino porque a lo mejor se le olvidó completar una casilla en la declaración, o simplemente en el periodo fiscal sucedió algo que hizo saltar las alarmas de Hacienda.

Cada vez más compleja

Sucesiones, traspasos, transmisiones, herencias, propiedades, desembolsos, adquisición de títulos, dividendos, decesos… Para el que vive por cuenta ajena, enfrentarse a la declaración de Hacienda es un suplicio porque cada año aparecen nuevas casillas. Pero ¿y para los autónomos y empresarios?

Tienen que hacer cuatro declaraciones trimestrales por IVA, cuatro trimestrales por la renta, dos anuales por IVA y Renta, una por impuesto de sociedades y otra más para el Impuesto de le Renta personal. En caso de que tengan propiedades en el extranjero se enfrentarán al formulario 720, que es como la madre de todas las investigaciones fiscales.

Y hay que reconocerlo: en este país hay muchos autónomos que deben estar temblando porque defraudan descaradamente a Hacienda todo el año. “¿Con IVA o sin IVA?”, sigue siendo la frase más común para hacer una ‘chapuza’ en casa.

Antes actuaban con bastante desfachatez: ahora saben que en cualquier momento del año pueden recibir una carta con el logotipo de Hacienda, o que pueden ser denunciados. Entonces el temor al fisco se convierte en pánico animal. ¡Te pillaron!