Información sobre vivienda y economía

Álava también anula la plusvalía municipal cuando se venda una casa en pérdidas

Autor: equipo

Al igual que ha hecho ya Guipúzcoa, la Diputación de Álava también ha aprobado un Decreto Normativo para adaptar el impuesto de plusvalía municipal a la sentencia del Tribunal Constitucional que consideró que cuando se transmite un inmueble en pérdidas, no se debe obligar al contribuyente a pagar este impuesto. En esta nueva regulación se introduce un nuevo método para determinar si ha existido un aumento del valor de los terrenos con la transmisión de la casa.

La sentencia del TC estimaba que la norma foral reguladora del impuesto de plusvalía municipal de Álava sometía a los contribuyentes que habían vendido, donado o heredado una vivienda con pérdidas a la misma carga tributaria que si hubieran obtenido ganancias con la transmisión, lo que choca frontalmente con el principio de capacidad económica garantizado en la Constitución.

Este Decreto Normativo de Urgencia Fiscal entró en vigor el pasado 5 de abril y surtirá efectos desde la publicación en el BOE de la sentencia del Tribunal Constitucional 37/2017, de 1 de marzo. Esta sentencia dio respuesta a la cuestión de inconstitucionalidad planteada por un Juzgado de Vitoria que se basa en un caso en el que se vendió un inmueble sin haber incremento de valor, con lo que plantea la vulneración de los artículos 31 y 24 de la Constitución española, tal y como recuerda el abogado José María Salcedo, socio de Ático Jurídico.

Pero todavía hay más cuestiones de insconstitucionalidad sin resolver por parte del Constitucional. El juzgado de los Contencioso nº 22 de Madrid también lo ha hecho basándose en una transmisión en la que sí existió un incremento de valor y se materializó una ganancia, pero el incremento de valor real del terreno fue inferior al resultante de la aplicación de la fórmula del impuesto.

Desde Ático Jurídico insisten en señalar que cada vez más Juzgados y Tribunales están reconociendo la inexistencia de hecho imponible, y por tanto de tributación por la plusvalía municipal, en los casos en los que el contribuyente ha transmitido su terreno en pérdidas.

La plusvalía municipal es un impuesto directo que grava el supuesto incremento de valor experimentado por los terrenos de naturaleza urbana, como consecuencia de su transmisión (compraventa, herencia, donación, permuta), así como por la constitución o transmisión de derechos reales de disfrute, como es el usufructo. Es, además, una de las fuentes de recaudación más importante para los ayuntamientos.

La Ley Reguladora de las Haciendas Locales (a nivel estatal) establece que la plusvalía se calcula en base al incremento que tendrá el valor del terreno en los años siguientes a su transmisión y no en el valor que ha tenido desde su adquisición, según explica José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico. No obstante, este método de cálculo también se está cuestionando en el resto de juzgados españoles tal y como publicó idealista/news hace unos días.

¿Qué método empleará Álava para determinar si ha habido o no incremento de valor?

Tal y como señala José María Salcedo, el Decreto Foral aprobado en Álava añade, a diferencia del de Guipúzcoa, un método de valoración subsidiario (cuando no pueda determinarse la existencia de incremento con la comparación referida), que tomará como referencia el valor real del inmueble en el momento de su adquisición y transmisión.

"Teniendo en cuenta que ese valor real es el utilizado para determinar la base imponible de los impuestos de Sucesiones y Donaciones y del Transmisiones Patrimoniales en las comprobaciones de valores, consideramos que el Decreto está remitiendo al método de comprobación de valores previsto en el Territorio Histórico de Álava (Valor Mínimo Atribuible). Y lo lógico será que se permita a los contribuyentes aportar prueba en contrario frente a dicha valoración, e incluso la tasación pericial contradictoria, algo a lo que el Decreto no se refiere", añade Salcedo.

Así deben actuar los contribuyentes

Si la transmisión del inmueble se ha producido con ganancias (aunque hayan sido muy reducidas), el contribuyente deberá pagar, como se hacía hasta ahora, el impuesto de plusvalía municipal. Por tanto, el Decreto Foral de Guipúzcoa y Álava no se refieren a los supuestos en los que haya habido una ganancia tan insignificante que “el impuesto que tenga que pagar el contribuyente pudiera ser confiscatorio”, puntualiza Salcedo. 

Recibe nuestra selección de noticias en tu mail